Ir a contenido

ESTADOS UNIDOS

La devastación del 'Harvey' deja en evidencia el negacionismo de Trump

La devastación en Houston reabre el debate sobre el cambio climático

Ricardo Mir de Francia

Hay 30 mil personas evacuadas en más de 300 refugios. / ATLAS VÍDEO

Solo dos semanas antes de que el 'Harvey' se convirtiera en la tormenta tropical que más precipitaciones ha dejado en la historia moderna de Estados Unidos, anegando una ciudad de más de dos millones de personas como Houston, el presidente, Donald Trump, tomó una decisión que ha puesto de relieve la temeridad que comporta negar las evidencias científicas del calentamiento global. El mandatario revocó por decreto una ley que pretendía aumentar la resistencia de las nuevas infraestructuras a los efectos del cambio climático, como la subida de las mareas o las inundaciones extremas. La normativa, heredada de su predecesor, obligaba a tener en cuenta las proyecciones científicas sobre los riesgos medioambientales al construir futuras obras públicas, pero Trump la eliminó para acelerar la aprobación de nuevos proyectos.                  

Ni los huracanes ni las tormentas tropicales son producto del cambio climático porque han azotado el mundo desde tiempo inmemorial. Pero los científicos llevan años alertando de que sus efectos serán cada vez más devastadores. "El calentamiento de la atmósfera aumenta los índices de evaporación e incrementa el volumen de agua que acarrean las tormentas. El 'Harvey' tomó su energía de un golfo de México más caliente de lo habitual, un calentamiento que aumentará con el paso de las décadas", ha escrito en ‘Politico’ el meteorólogo Eric Holthaus. En ese mismo golfo de México, que baña las costas de Tejas y Luisiana, donde acaba de tocar tierra ahora el 'Harvey', el nivel del mar ha crecido además 15 centímetros en las últimas décadas (no solo por la alteración del clima, también por la remisión del litoral debido a la actividad humana), lo que habría agravado las inundaciones, según los científicos.

Llamada de atención

El 'Harvey' ha coincidido con unas inundaciones todavía más devastadoras en la India, Nepal y Bangladesh, donde han muerto 1.200 personas, y muchos esperan que sirva de llamada de atención para la legión de negacionistas climáticos en el Partido Republicano. No solo es Trump, que en junio firmó una orden para sacar a EEUU del acuerdo climático de París. El gobernador de Tejas, Greg Abbot, lleva años negando el consenso científico y afirmando que el asunto debe seguirse investigando antes de sacar conclusiones. Cosas parecidas piensan el senador tejano Ted Cruz o el diputado Lamar Smith, todos ellos al frente de la respuesta política a la tormenta 'Harvey'.

Todos ellos van a necesitar mucho dinero de las arcas públicas, pero el presupuesto propuesto por Trump para 2018 incluye recortes significativos a la agencia federal de emergencias (FEMA), el Servicio Nacional Meteorológico y el Programa Nacional de Seguros para Inundaciones, precisamente las agencias encargadas de liderar los esfuerzos de reconstrucción y prevenir nuevas catástrofes.