LOS PROTAGONISTAS DE LA ESCALADA

Trump y Kim Jong-un, dos pirómanos con el botón nuclear

Las bravuconadas dialécticas de ambos mandatarios incrementan la posibilidad de un catastrófico error de cálculo

Donald Trump y Kim Jong-un.

Donald Trump y Kim Jong-un.

Se lee en minutos

En un mitin reciente en Arizona, Donald Trump se felicitó por el aparente éxito de su política disuasoria hacia Corea del Norte. Solo unas semanas antes había amenazado con lanzar una lluvia de “furia y fuego” contra el régimen de Kim Jung-un si se atreve a poner en peligro la seguridad de Estados Unidos y, en la resaca de aquellas declaraciones, la retórica norcoreana amainó y los ensayos con misiles se detuvieron. “Están empezando a respetarnos”, dijo Trump orgulloso ante miles de sus seguidores. No fue más que un espejismo porque Pyongyang volvió a disparar el lunes, aparentemente un misil balístico de medio alcance que sobrevoló el territorio japonés activando los protocolos de emergencia en Tokio.

Palo y zanahoria

En los pasillos de Washington, el problema de Corea del Norte no es nuevo. Desde los años 90, cuando la península volvió a estar al borde de la guerra, todos sus presidentes han recurrido a distintas estrategias para tratar de desarmar a la dinastía Kim con fórmulas que han oscilado entre el palo y la zanahoria, entre las sanciones y la ayuda económica. Bill Clinton transfirió miles de toneladas de petróleo al régimen y le prometió 4.000 millones de dólares para construir un reactor civil a cambio de que renunciara a su programa nuclear. Bush lo incluyó en su "eje del mal" y optó inicialmente por las sanciones, pero después de que Pionyang respondiera retirándose del Tratado de No Proliferación Nuclear trató de negociar y acabó regalándole ayuda humanitaria a cambio de un desarme que nunca se produjo.

Nada funcionó. Tampoco la “paciencia estratégica” de Obama, una apuesta por contener al régimen a base de sanciones y ciberespionaje. El demócrata acabó convenciéndose de que había que negociar, aunque no dudó en amenazar con “todo el poder militar de EEUU” cuando vio que le daban largas y que el relevo generacional en Corea del Norte solo trajo más ensayos balísticos y nucleares.

Tal para cual

Con Trump en el poder, la tensión ha vuelto a alcanzar cotas alarmantes. Sus bravuconadas en Twitter buscan aparentemente la disuasión, pero con el pirómano de Kim Jong-un al otro lado, solo han logrado poner en marcha una escalada de consecuencias imprevisibles. El dictador treintañero parece haber encontrado en el neoyorquino una suerte de alter ego. Los dos son extremadamente impulsivos y volubles, susceptibles y ególatras, tendentes a los faroles y el lenguaje flamígero, una combinación explosiva cuando se trata de los líderes de dos potencias nucleares. “Las soluciones militares están ya listas, preparadas y cargadas, en caso de que Corea del Norte actúe de forma imprudente”, escribió el estadounidense en las redes el 11 de agosto.

Te puede interesar

Desde entonces su Administración se ha dedicado esencialmente a desmentirle. El secretario de Estado, Rex Tillerson, y el de Defensa, James Mattis, escribieron esta semana en el 'Wall Street Journal' que su país “no tiene interés en un cambio de régimen o en una reunificación acelerada de la península” y está “dispuesto a negociar”. Otros han dicho que la opción militar no es realista porque el coste para Seúl y Tokio, donde Washington tiene decenas de miles de soldados, sería devastador. Por el momento, presionan a China para que apriete las tuercas a su aliado y exhíben músculo militar en la península a modo de disuasión.

Pero Trump es imprevisible y muy débil internamente. No sería el primer presidente en utilizar la guerra como cortina de humo para desviar la atención y ganarse el apoyo popular. Entre tanto, los riesgos de un error de cálculo siguen aumentando. “El peligro de la pugna actual es que la psicología de los dos protagonistas, líderes con grandes egos, muy susceptibles y partidarios de las soluciones maximalistas, lleve a alguno de ellos a tensar demasiado la cuerda”, escribió en 'Newsweek' el profesor de la Universidad de Cambridge John Nilsson-Wright.