Ir a contenido

INFORME DE UNICEF

Más de 180 millones de personas que viven en zonas de conflicto carecen de agua potable

Varios países de África y Oriente Próximo son los más afectados por la falta de un recurso vital

Anna Josa Marrón / Barcelona

Un niño sirio, desplazado por la violencia del Estado Islámico, bebe agua antes de empezar el primer día de escuela en un campo para desplazados internos en Ain Issa, Siria. 

Un niño sirio, desplazado por la violencia del Estado Islámico, bebe agua antes de empezar el primer día de escuela en un campo para desplazados internos en Ain Issa, Siria.  / DELIL SOULEIMAN

El agua es un arma de guerra. Más de 180 millones de personas que viven en zonas de conflicto no tienen acceso a agua potable. La cuestión se recrudece cuando esta emergencia afecta precisamente los lugares donde la guerra golpea más fuerte. Estamos hablando de YemenSiriaNigeriaSudán del Sur y Somalia. "Las personas que viven en contextos delicados tienen cuatro veces más probabilidades de carecer de agua potable", según un estudio reciente de UNICEF en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), difundido con motivo de la Semana Mundial del Agua.

Naciones Unidas estima que, de los 484 millones de personas que vivían en "entornos frágiles" en 2015, unos 183 millones carecían de agua potable. Este fenómeno facilita la propagación de enfermedades que pueden llegar a ser mortales, como sucede en Yemen con el actual brote de cólera que ha afectado a más de 300.000 personas y ha causado 1.700 muertes, según datos del Comité Internacional de Cruz Roja.  

El caso de Yemen es especialmente traumático. Este conflicto, que empezó en 2014, enfrenta las fuerzas gubernamentales (con el soporte de Arabia Saudí) y el grupo insurgente de los hutís (que cuentan con el apoyo de Irán). El saldo de víctimas de esta guerra olvidada ya suma 15.000 muertos y cinco millones de personas que se han visto forzadas a dejar sus casas. El acceso al agua aquí es también una cuestión fundamental. Unos 15 millones de personas "sufren cortes regulares en el suministro de agua y saneamiento", debido a los daños provocados por los enfrentamientos bélicos. Además, el 62% de la población está en alerta por inseguridad alimentaria, según los últimos datos de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Cortes de agua deliberados

Otro caso paradigmático de la crisis del agua se encuentra en Siria. Allí la guerra se ha llevado más de 330.000 vidas humanas; las balas matan también de sed. El agua se ha usado como un recurso a conveniencia que ha tenido consecuencias directas en la población civil. "El agua ha sido utilizada frecuentemente como arma de guerra", ha denunciado UNICEF. Un ejemplo que ilustra esta dinámica es que "solo en 2017, hubo al menos 30 cortes de agua deliberados en Damasco, Alepo, Hama, Raqqa y Deraa", ha precisado la ONU. En Siria, 15 millones de personas necesitan "agua segura"; entre ellos se contabilizan más de seis millones de niños.

Las guerras en África también matan de sed, y más aún en las zonas de influencia del terrorismo de Boko Haram. Nigeria es un país azotado por la corrupción y la pobreza, donde la población vive entre la miseria y el olvido institucional. En el noreste del país, "el 75% de la infraestructura de agua y saneamiento ha sido dañada o destruida, dejando a 3,6 millones de personas sin ni siquiera servicios básicos", apunta el informe. La situación es alarmante y no parece que se vaya a revertir. A día de hoy, Nigeria es el tercer país con el impacto terrorista más elevado del mundo y en el que la población civil se lleva la peor parte. Más de la mitad de las personas fallecidas víctimas de la violencia –perpetrada mayoritariamente por Boko Haram- son civiles, tal como recoge un estudio del Instituto para la Paz y la Economía.

Mientras, en Sudán del Sur, donde los enfrentamientos entre el Gobierno de Salva Kiir y los rebeldes de Riek Machar duran ya tres años, "casi la mitad de los puntos de agua de todo el país han sido dañados o completamente destruidos", ha señalado la agencia de la ONU para la infancia.

Sequía atroz

También Somalia está en el punto de mira. La situación de conflicto e inestabilidad política se ve agravada por una sequía atroz que afecta a más de seis millones de personas en el país. Las alarmas se han disparado por las enfermedades que provoca no tener agua potable; el país sufre el peor brote de cólera de los últimos cinco años. Además, estas amenazas tienen sus raíces en la eterna guerra abierta desde los años 90. Somalia tampoco se libra del terrorismo y grupos como Al Shabab siguen segando vidas. Las fuerzas gubernamentales, las tropas de la Unión Africana y las milicias aliadas "son responsables de ataques indiscriminados, violencia sexual y arrestos y detenciones arbitrarias", ha denunciado Human Rights Watch.

Sanjay Wijesekera, responsable de agua, saneamiento e higiene de UNICEF, ha recordado que "en los países asolados por la violencia, el desplazamiento, el conflicto y la inestabilidad, los medios básicos de supervivencia para los niños –como el agua- deben ser una prioridad".


 

 

0 Comentarios
cargando