13 jul 2020

Ir a contenido

PULSO EN BRUSELAS

Juncker arremente contra Londres y considera "insatisfactorias" todas sus propuestas

El presidente de la Comisión Europea se queda de que el Gobierno británico no da respuestas a cuestiones fundamentales del 'brexit'

El Periódico / Bruselas

Jean-Claude Juncker.

Jean-Claude Juncker. / AFP / PETRAS MALUKAS

En la segunda jornada de la tercera ronda de negociaciones sobre el 'brexit', el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha cargado contra Londres por considerar que no da respuesta "a un número elevado de cuestiones".

"Voy a ser claro. He leído con la requerida atención todos los documentos elaborados por el Gobierno de Su Majestad [en referencia al Gobierno británico que dirige Theresa May], y no encuentro que ninguno de ellos sea realmente satisfactorio", ha afirmado Juncker en la conferencia interna de embajadores de la UE que tiene lugar en Bruselas.

Las palabras de Juncker llegan solo 24 horas después que el negociador jefe de la UE para el 'brexit', Michel Barnier, instara al Gobierno británico a "negociar en serio".

Cuestiones pendientes

"Hay una enorme cantidad de cuestiones pendientes de resolución", ha afirmado Juncker, quien ha vuelto a señalar el problema fronterizo entre Irlanda e Irlanda del Norte, que ha calificado de "muy serio" y para el cual ha admitido que no existe "una respuesta definitiva". También se ha referido a la situación de los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido y de los británicos en los países de la UE.

"Debe quedar meridianamente claro que no empezaremos ninguna negociación sobre las relaciones económicas y comerciales entre la UE y el Reino Unido, hasta que estas cuestiones estén resueltas, o sea los términos del divorcio entre la UE y el Reino Unido", ha insistido  el jefe del Ejecutivo comunitario.

El Gobierno británico desea negociar la futura relación económica entre ambas partes después del 'brexit', así como en el período de transición pero Bruselas mantiene por el momento la puerta cerrada. Los otros 27 miembros de la UE han fijado la posición de que la relación futura solo puede abordarse cuando se hayan producido avances suficientes en las tres cuestiones centrales: Irlanda, los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y la factura del divorcio.