Ir a contenido

ENCUENTRO EN PARÍS

Rajoy convoca una cumbre extraordinaria para la coordinación antiterrorista

Los ministros de Interior de España, Francia, Alemania, Italia, Polonia y Reino Unido prepararán el encuentro

La mini cumbre de París sobre inmigración busca frenar la inmigración ilegal del norte de Africa

Eva Cantón

El presidente de Francia Emmanuel Macron recibe al presidente español Mariano Rajoy a su llegada en el Palacio del Elíseo este lunes

El presidente de Francia Emmanuel Macron recibe al presidente español Mariano Rajoy a su llegada en el Palacio del Elíseo este lunes / Francois Mori

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado este lunes en París que los recientes atentados en Barcelona y Cambrils han demostrado que la batalla contra la amenaza yihadista tiene que librarse a nivel internacional y ha reclamado una mayor cooperación en la lucha contra la radicalización y la financiación del terrorismo.

En la rueda de prensa celebrada en el Palacio del Elíseo tras una reunión de trabajo sobre el reto migratorio a la que asistieron los líderes de Francia, Alemania, Italia, Níger, Chad y Libia, así como la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, el presidente del Gobierno ha anunciado, igualmente, que en pocos días se celebrará una cumbre antiterrorista que reunirá a los ministros de Interior del llamado G-6, formado por España, Francia, Alemania, Igtalia, Polonia y Reino Unido. Rajoy señaló que planteará también un pronto encuentro de los jefes de los servicios de inteligencia de los países de la Unión Europea.

Rajoy puso especial énfasis en la lucha contra la radicalización para que vaya más allá de combatir la captación y adoctrinamiento en internet, a la vista de que la célula que actuó en Catalunya no se radicalizó a través de la red.

Además de considerar un objetivo “capital” cortar las fuentes de financiación del terrorismo, el jefe del Ejecutivo añadió que España impulsará en la Unión Europea un estatuto internacional de víctimas que consideró un compromiso con "los principios de memoria, dignidad y justicia".

El presidente agradeció la solidaridad europea recibida tras los ataques en Catalunya que este lunes le ha reiterado el presidente francés Emmanuel Macron, anfitrión del encuentro dedicado básicamente a establecer un nuevo marco de relación entre la Unión Europea y los principales países norteafricanos que concentran el grueso de los candidatos a la emigración. El objetivo, básicamente, es atajar la inmigración irregular y seleccionar en origen a los inmigrantes que pueden acogerse al estatus de refugiado en Europa y disuadir a quienes emigran por razones económicas.

Selección en origen

Bajo el pretexto de combatir a las mafias que trafican con seres humanos,  evitar la constante pérdida de vidas en el Mediterráneo e impedir que con los flujos migratorios lleguen terroristas a Europa,  se abre paso la tesis defendida por Francia de situar en Níger y Chad, áreas claramente identificadas y a priori seguras, la tramitación de las solicitudes de asilo bajo la supervisión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"Los inmigrantes irregulares que no pueden optar a ninguna forma de protección internacional tienen que ser devueltos a sus países de origen de manera segura y preferiblemente de manera voluntaria", señala el texto de la declaración conjunta suscrita por los ocho participantes en la reunión de París. 

Los países europeos enviarán próximamente una misión a Níger y Chad para apoyar a estos dos países en el control de fronteras y la lucha contra las mafias, pero no hay cifras concretas sobre las ayudas comprometidas para atajar la raíz del problema: la falta de desarrollo económico en los países de origen de la inmigración. "El problema es la pobreza, pero no hay necesidad de un nuevo Plan Marshall", admitió la responsable de la política exterior europea, Federica Mogherini.

El acuerdo con Turquía

Hace dos años, en la Cumbre de La Valleta (Malta), la UE puso encima de la mesa 1.800 millones de euros en fondos destinados a los países africanos y este mes de julio desbloqueó 10 millones para ayudar a Níger a luchar contra la inmigración clandestina. El polémico acuerdo sellado con Turquía en 2016 ha rebajado el flujo de inmigrantes hacia Grecia pero otras rutas han tomado el relevo y ahora los esfuerzos se centran en cortar el tráfico procedente del Norte de Africa.

La cancillera alemana, Angela Merkel, ha puesto de relieve que el freno a la inmigración irregular es esencial para garantizar la seguridad pero que sin la cooperación con Africa y en ausencia de perspectivas de futuro este reto no podrá resolverse jamás. Asimismo, reclamó reforzar al Gobierno libio de unidad nacional para que pueda ejercer un mayor control en los flujos migratorios. "Freno total a la inmigración ilegal, es el mensaje", destacó.

El primer ministro italiano, Paolo Gentloni ha asegurado que Italia no renunciará a su tradición de acogida pero que trabajará para que los flujos sean gestionables y reducir el impacto social del fenómeno, así como contribuir a la estabilidad de los países africanos de tránsito.

Rajoy, por su parte, ha anunciado que a finales de octubre o principios de noviembre se celebrará en Madrid una reunión de líderes europeos y africanos preparatoria de la cumbre entre la Unión Europea y la Unión Africana convocada para finales de noviembre en Costa de Marfil.

0 Comentarios
cargando