Ir a contenido

EL RETO YIHADISTA

¿Qué es el Estado Islámico?

La organización yihadista llegó a controlar un extenso territorio en Siria e Irak y se ha convertido en una franquicia internacional del terrorismo islámico

El Periódico / Barcelona

Abu Bakr al-Baghdadi se dirige a sus fieles en la mezquita de Al Nuri, en una imagen de vídeo propagandista del EI difundida el 5 de julio del 2014.

Abu Bakr al-Baghdadi se dirige a sus fieles en la mezquita de Al Nuri, en una imagen de vídeo propagandista del EI difundida el 5 de julio del 2014. / AFP

El Estado Islámico (EI) es una organización terrorista islámica que controla vastos territorios en Siria Irak, donde en julio del 2014 estableció el califato, una forma de Estado dirigida por un líder político y religioso, el autoproclamado califa Abu Bakr al-Baghdadi, de acuerdo con la ley islámica o ‘sharia’ y que pretende recibir el apoyo total del mundo musulmán.

Surgido de la fusión de varias milicias yihadistas en Irak, el EI se ha convertido en una franquicia del terrorismo islámico en todo el mundo, consiguiendo la adhesión de grupos que hasta entonces estaban bajo la influencia de Al Qaeda, la red fundada por el ya fallecido Osama bin Laden.

A diferencia de Al Qaeda, el EI ha conseguido controlar un territorio atrayendo hacia él a yihadistas de todo el mundo. En su modo de actuar, ha privilegiado los objetivos europeos en detrimento de los situados en EEUU, ha dado a su organización estructura horizontal (renunciando al esquema piramidal) y ha otorgado a los combatientes autonomía a partir de un entrenamiento militar intensivo y de adoctrinamiento ideológico para aprovechar su iniciativa.

Sus miembros son yihadistas que tienen una interpretación extremista de la rama sunita del islam y creen que ellos son los únicos creyentes reales. Su visión del resto del mundo está basada en el hecho de que los no creyentes quieren destruir su religión, justificando de esa forma sus ataques contra otros musulmanes y no musulmanes. Las decapitaciones, crucifixiones y asesinatos en masa han sido utilizados para atemorizar a sus enemigos.

Orígenes en Irak

Los orígenes del EI se remontan al 2002, cuando el jordano ya fallecido Abu Musab al-Zarqawi creó el grupo radical Tawhid wa al-Jihad. Un año después de la invasión liderada por EEUU en Irak, Zarqawi juró lealtad al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y fundó Al Qaeda en Irak, que se convirtió en la mayor fuerza insurgente durante los años de la ocupación estadounidense.

Tras la muerte de Zarqawi en el 2006, Al Qaeda creó una organización alternativa llamada Estado Islámico de Irak (ISI, por sus siglas en inglés), liderada a partir del 2010 por el sanguinario Abu Bakr al-Baghdadi, que en el 2013 se unió a la rebelión contra el presidente sirio Bashar al Asad junto al Frente Al Nusra.

En abril de ese año, Al-Baghdadi anunció la fusión de las milicias en Irak y Siria y las bautizó como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés), decisión que fue rechazada por el Frente Al Nusra, que se mantuvo oficialmente como filial de Al Qaeda en Siria e Irak.

Proclamación del califato

En diciembre de 2013, el ISIS se enfocó en Irak y dio un verdadero golpe en junio del 2014, cuando tomaron el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y continuaron su avance hacia la capital, Bagdad. En Mosul, Al-Baghdadi declaró el califato y se autoproclamó su califa, cambiando el nombre de ISIS a Estado Islámico y llamando a todos los musulmanes a jurarle fidelidad.

El EI y sus aliados llegaron a controlar al menos 40.000 kilómetros cuadrados en Irak y Siria, casi el mismo territorio de Bélgica, aunque en los últimos tiempos ha perdido dos tercios de este territorio en las guerras en ambos países. Hace unos meses cayó Mosul, su feudo en Irak, y tiene bajo asedio su capital ‘de facto’ en Siria, Raqqa, por lo que ha respondido intensificando los contraataques en el exterior contra los países de la coalición internacional liderada por EEUU.