Ir a contenido

TENSIÓN EN AGUAS DEL MEDITERRÁNEO

El barco de Proactiva, de nuevo intimidado por una patrullera de Libia

Una lancha de la Guardia Costera ha interceptado al 'Golfo Azzurro' y le ha obligado a seguirla hacia la costa libia, para después hacerlo volver

Rossend Domènech

El Golfo Azzurro, en aguas del Mediterráneo central.

El Golfo Azzurro, en aguas del Mediterráneo central.

El barco ' Golfo Azzurro' de la oenegé catalana Proactiva Open Arms se dirigía en la tarde de este martes hacia un puerto del Mediterráneo Norte, probablemente el de Malta, después de que una supuesta lancha de la Guardia Costera libia la interceptara y le obligase a seguirla hacia la costa libia, aunque posteriormente le ha ordenado que volviera hacia atrás.

La información la ha facilitado Luigi Manconi, presidente de la comisión parlamentaria italiana para los derechos humanos, quien ha recibido una llamada directamente desde la nave. Manconi ha relatado que, a 25 millas de Libia, “una nave sin identificación pero que llevaba grabado el número 654 y cuya tripulación empuñaba armas ha obligado al 'Golfo Azzurro' a seguirla”.  Según Manconi “los libios no pueden actuar a tal distancia de la costa, por lo que se trata de una ilegalidad total”.

La propia oenegé ha narrado el incidente en Twitter.

El episodio ha sucedido hacia las 17.30 horas del martes, exactamente a 27,3 millas de la costa de Sabrata (Libia), por lo que el 'Golfo Azzurro' se encontraba en aguas internacionales, aunque dentro de la zona denominada SAR (de salvamento y rescate). La semana pasada Libia amplió las tradicionales 12 millas de aguas tradicionales a 97, como en la época de Muamar Gadafi. Las autoridades libias ya habían advertido a Proactiva Open Arms que no entrase en sus aguas, y acusaron a la oenegé de "ayudar a los traficantes de personas".

Amenazas de muerte

El diario 'La Repubblica', que ha hablado con la tripulación del 'Golfo Azzurro', explica que el barco "no quiso plegarse a la orden"  y entró en la zona SAR. "No nos han disparado, pero nos han parado", ha dicho Riccardo Gatti, jefe de operaciones del 'Golfo Azzurro', quien ha añadido que los libios les preguntaron si tenían autorización, a lo que han respondido que la tenían del Gobierno italiano. Los libios les han mantenido secuestrados una hora y 40 minutos y después les han obligado a seguirles, según su relato. "Nos hemos negado y ellos nos han amenazado con matarnos si volvemos", ha explicado Gatti.

De ser marinos libios los autores de la acción, ha puntualizado Manconi, “se trataría de una operación de disuasión” a una oenegé que ha firmado el código de conducta elaborado por el Ministerio del Interior italiano, lo que supondría la constatación de que “en aquellas aguas, las naves de las oenegés se encuentran en situación de peligro”. Aun así, "Proactiva Open Arms no tiene intención de suspender sus operaciones", ha declarado su portavoz, Laura Lanuza.