Ir a contenido

SORPRESA EN JAPÓN

Hallada una bomba de la segunda guerra mundial en la nuclear de Fukushima

Un trabajador descubre el explosivo durante las obras de construcción de un párking dentro del recinto

AFP / Tokio

Vista aérea de la central de Fukushima, en una imagen de archivo, del 22 de noviembre del 2016.

Vista aérea de la central de Fukushima, en una imagen de archivo, del 22 de noviembre del 2016. / AP / KYODO NEWS

Un trabajador ha hallado este jueves una bomba de la segunda guerra mundial enterrada en la accidentada central nuclear de Fukushima, en Japón. El empleado, de una compañía subcontratada que quiere construir un párking en la central, ha descubierto el artefacto a un kilómetro de distancia de los reactores 2 y 3. 

La bomba mide 85 centímetros de largo por 15 de diámetro y se encuentra en el recinto de Fukushima. "Hemos avisado la policía (...) que será la que, de ahora en adelante, se encargará de seguir el expediente", ha afirmado un portavoz de Tokyo Electric Power (Tepco), propietaria de la central. La responsabilidad de retirar la bomba recaerá en las fuerzas armadas del país, una vez se hayan avaluado los riesgos de explosión del artefacto. 

La central de Fukushima-Daiichi, implantada entre las localidades costeras de Futaba Okuma (nordeste), albergaba en tiempos de guerra una base aérea del Ejército nipón y sufrió los bombardeos estadounidenses, según la información en poder de Tepco.

Las dos ciudades fueron evacuadas completamente en los días siguientes a la catástrofe atómica de marzo del 2011 y se mantienen desiertas e inhabitables.

Desmantelamiento de reactores

La central nuclear de Fukushima Daiichi está siendo objeto en la actualidad de importantes trabajos para el desmantelamiento de sus seis reactores, cuatro de los cuales resultaron gravemente afectados tras las explosiones de hidrógeno que siguieron al violento seísmo y el tsunami posterior registrados hace seis años.

El descubrimiento de la bomba de este jueves ha obligado a establecer un perímetro de seguridad en una pequeña parte del inmenso recinto, pero no ha interrumpido las labores de trabajo en otras zonas, especialmente cerca de los reactores, según la empresa Tepco.