22 feb 2020

Ir a contenido

comicios presidenciales

Disturbios en Kenia tras el escrutinio provisional en las elecciones

El líder opositor asegura que se pirateó el sistema de cómputo para favorecer al actual presidente, Uhuru Kenyatta

Javier Triana

Manifestantes protestan junto a una barricada en llamas en una carretera en Kibera, la mayor favela de Nairobi, el 9 de agosto.

Manifestantes protestan junto a una barricada en llamas en una carretera en Kibera, la mayor favela de Nairobi, el 9 de agosto. / AFP / TONY KARUMBA

Las protestas que han seguido en Kenia al rechazo de la oposición de los resultados provisionales de las elecciones de este martes han dejado al menos cuatro muertos en Nairobi, en el barrio chabolista de Mathare. Una de las víctimas se había aproximado a la policía blandiendo un machete y los agentes dispararon a matar: en la cabeza. Las fuerzas de seguridad también dispersaron con gas lacrimógeno a los manifestantes en Mathare, donde habían montado barricadas. En Kibera, la favela más grande de la capital y feudo capitalino de partidarios del líder opositor, Raila Odinga, algunos habitantes han quemado neumáticos y coreado “¡Uhuru debe irse!”, en referencia al actual presidente del país, Uhuru Kenyatta.

Kenyatta, el hombre más rico del país e hijo del fundador de la Kenia moderna, lidera el escrutinio provisional con un 54% de los sufragios cuando se han computado más de un 75% de los votos (el escrutinio apenas avanzó un 10% durante el miércoles). Sin embargo, según Odinga, estos resultados parciales son “una farsa, ficticios y falsos”. El líder opositor, que opta a la jefatura del Estado por cuarta vez, ha dicho este miércoles que piratas informáticos se habrían infiltrado en el sistema electrónico de cómputo de votos de la Comisión Electoral para introducir un algoritmo que otorgara un 11% de ventaja a Kenyatta, lo que ha sido rechazado por la propia comisión.

Los efectos de las palabras de Odinga en los votantes de la oposición han sido casi inmediatos, con las mencionadas protestas en la capital, pero también en el oeste del país, zona originaria de la tribu lúo, a la que pertenece el líder opositor: las ciudades occidentales de Kisumu Homa Bay han registrado altercados menores.

Armados con cuchillos

Al otro lado del país, en la región oriental de Tana, hombres armados con cuchillos han atacado un centro de cómputo y han apuñalado a un joven causando su muerte. La policía ha acabado con la vida de dos de los asaltantes. Por otro lado, en la cuarta ciudad del país, Eldoret, bastión del partido del Gobierno, centenares de personas salieron a celebrar lo que todo apunta que será una nueva victoria de Kenyatta.

La Comisión Electoral, centrada este miércoles en demostrar que las dudas en el proceso vertidas por Odinga son falsas, ha anunciado además que habrá que esperar como mínimo hasta este jueves para declarar a un vencedor de manera oficial.