Ir a contenido

conflicto en oriente próximo

Israel retira las medidas de seguridad de la Explanada de las Mezquitas

El presidente palestino pide el fin de las protestas y que los musulmanes vuelvan a rezar dentro del recinto sagrado

Efe / Jerusalén

Palestinos celebran cerca del acceso de la Puerta del León a la mezquita de Al Aqsa la retirada de las barreras de seguridad, en Jerusalén, el 27 de julio.

Palestinos celebran cerca del acceso de la Puerta del León a la mezquita de Al Aqsa la retirada de las barreras de seguridad, en Jerusalén, el 27 de julio. / AFP / AHMAD GHARABLI

Israel ha retirado este jueves de madrugada todas las medidas de seguridad de las inmediaciones de la Explanada de las Mezquitas, objeto de la violencia desatada en las últimas dos semanas, y los palestinos apostados en las cercanías lo han celebrado con muestras de alegría, ha informado informó la radio israelí Kan.

Las vallas de metal y estructuras para cámaras que se han desmontado, así como los detectores de metal retirados ayer, formaban parte de la lista de exigencias que las autoridades musulmanas que administran el recinto habían dado la policía israelí, según 'The Times of Israel'.

Tras esta retirada, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, ha pedido esta mañana que cesen las protestas de los últimos 11 días y ha instado a los fieles musulmanes a rezar hoy dentro del recinto sagrado en las oraciones del mediodía. Los musulmanes se habían negado a hacerlo durante días y oraban masivamente en las afueras para exigir la retirada de los detectores de metales, cámaras y barreras metálicas instaladas tras el ataque del pasado día 14, en el que murieron dos policías y sus tres atacantes. 

El gran muftí de Jerusalén, Mohamed Ahmed Husein, señaló que volverán a rezar dentro de la mezquita de Al Aqsa solo después de que la entidad custodia jordana del lugar, el Waqf, haya confirmado la completa retirada de las medidas de seguridad israelís.

Como respuesta al ataque del pasado día 14, en el que tres árabes israelís salieron del complejo de Al Aqsa armados y mataron a dos policías drusoisraelís en uno de los accesos a la Ciudad Vieja de Jerusalén Este, y que ellos murieran también en el suceso, Israel instaló medidas de seguridad en las entradas a la explanada.

Protestas y enfrentamientos

Esas medidas, consideradas por los musulmanes una vulneración del statu quo de su tercer lugar más sagrado (tras La Meca y Medina), provocaron protestas y enfrentamientos en Jerusalén Oriental y Cisjordania en las que murieron cuatro adolescentes palestinos.

Además, un palestino acuchilló hasta la muerte a tres miembros de una familia de colonos, en Cisjordania.

El disputado recinto, llamado por los musulmanes Haram esh-Sharif y por los judíos Monte del Templo, es el lugar más sagrado para el judaísmo, si bien los judíos no pueden rezar dentro de él, pero sí en el Muro de las Lamentaciones que se encuentra a sus pies.