Ir a contenido

EL 'RUSIAGATE'

Trump carga contra su secretario de Justicia y afirma que ha sido "injusto" con él

Dice que no habría nombrado a su fiscal general de saber que se iba a recusar en el 'Rusiagate'

Sessions trata de mitigar la crisis y dice que seguirá en el cargo "mientras sea apropiado"

Idoya Noain

Jeff Sessions.

Jeff Sessions. / AP / JACQUELYN MARTIN

El Rusiagate, la oscura nube posada sobre la Casa Blanca de Donald Trump, ha desatado la enésima tormenta política de su mandato. Obsesionado con la investigación de la supuesta trama de colusión de su campaña con Rusia mientras el Kremlin interfería en las elecciones que le llevaron hasta el Despacho Oval, el presidente se lanzó el miércoles en una pública diatriba contra su fiscal general, Jeff Sessions, el resto de la cúpula del Departamento de Justicia y del FBI y el fiscal especial Robert Mueller. Y con una entrevista con 'The New York Times' en la que lamentó haber nombrado a Sessions, Trump ha abierto una crisis en su propia Administración.

El malestar de Trump con Sessions era conocido desde que el antiguo senador, el primero en dar apoyo público a la candidatura del empresario y uno de sus más vehementes defensores, anunció en marzo, cuando ya estaba al frente del Departamento de Justicia, que se inhibiría de cualquier investigación relacionada con el Rusiagate. Pero hasta la entrevista con el Times Trump no había sido tan cristalino en su indignación con el fiscal general, que tomó la decisión de inhibirse después de que se desvelara que había mantenido reuniones con el embajador ruso en Washington, algo que había negado durante su proceso de confirmación. “Nunca debería haberse recusado y si lo iba a hacer debería habérmelo dicho antes de aceptar el puesto y yo habría elegido a otra persona”, declaró Trump, que calificó las acciones de Sessions como “extremadamente injustas” hacia él.

El choque frontal de Trump con Sessions así como críticas al número dos de Justicia, al director en funciones del FBI y al fiscal especial Robert Muller que ponen en cuestión que el presidente entienda la independencia del brazo judicial de su Administración pillaron por sorpresa incluso a su propio equipo, que no por nada teme sus entrevistas con los periodistas, donde no hay guión que valga. Y ha abierto una crisis que el leal Sessions, pese a todo, ha intentado mitigar.

Este jueves el fiscal general ha asegurado que servir en el cargo es “un honor” y ha declarado que pretende “seguir haciéndolo, mientras sea apropiado”. “Compartimos de todo corazón las prioridades del presidente Trump”, ha dicho también, “y confío plenamente en que podemos seguir dirigiendo esta cartera de forma eficiente”.

Información comprometedora

El círculo más cercano de Trump está implicado en el escándalo y hace dos semanas se develó que su hijo mayor, Donald Trump Jr.; su yerno, Jared Kushner, y  su exjefe de campaña, Paul Manafort, se reunieron en junio del 2016 con una abogada rusa con la promesa de recibir información comprometedora sobre la entonces candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, supuestamente obtenida por el Kremlin. Kushner comparecerá el lunes a puerta cerrada ante el Comité de Inteligencia del Senado, que investiga la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, y Trump Jr. y Manafort están convocados a una sesión abierta el miércoles ante el comité judicial de la Cámara Alta, que también tiene abierta una investigación .

Con respecto a Mueller, Trump dijo en la entrevista con el 'Times' que debe centrarse en los vínculos con los rusos y no ir más allá. Consultado por el periódico sobre la posibilidad de que la investigación se extienda a las finanzas de la familia Trump, el presidente afirmó que eso sería una "violación" de su mandato.

"Esto es sobre Rusia", insistió. Volvió a insistir en que, según tiene entendido, él no está bajo investigación. "¿Por qué? Yo no hice nada malo", añadió.

Por otra parte, también se refirió a la polémica surgida por su conversación con su homólogo ruso, Vladimir Putin, durante una cena como parte de los actos de la reciente cumbre del G20 en Alemania, un encuentro del que inicialmente no se informó de forma oficial.

Aunque los testigos de esa conversación aseguran que se prolongó durante casi una hora Trump dijo que sólo habló con Putin durante unos 15 minutos, la mayor parte sobre "comentarios amables", agregó, aunque también sobre "adopciones", el tema del que inicialmente se dijo que trataría la reunión de Trump Jr. con la abogada rusa.  En la entrevista con el 'Times', que duró 50 minutos y tuvo lugar en el despacho presidencial, Trump insistió en que se acercó a Putin porque su esposa, Melania, estaba sentada junto al mandatario. 

Trump, en un guiño a Rusia, deja de armar y entrenar a los rebeldes moderados en Siria 

Donald Trump ha decidido poner fin al programa secreto de la CIA para armar y entrenar a rebeldes moderados sirios que Barack Obama puso en marcha en 2013, cuya efectividad había sido cuestionada incluso por algunos de sus defensores. El paso se interpreta como un gesto de Trump para intensificar la cooperación en Siria con Rusia, que veía el apoyo de Washington a los opositores a Bashar el Asad como contrario a sus intereses, pero fuentes de la Administración aseguran también que el presidente adoptó la decisión tras una reunión con el director de la CIA, Mike Pompeo, y con su asesor de seguridad nacional, el general H. R. McMaster, que tuvo lugar antes de sus encuentros con Vladimir Putin el 7 de julio en Hamburgo. 

0 Comentarios
cargando