Ir a contenido

El Parlamento polaco reta a UE y aprueba la reforma del Tribunal Supremo

La norma aprobada facilita el control del órgano judicial por parte del Gobierno

SILVIA MARTÏNEZ / BRUSELAS

Un grupo de personas intentan romper la barrera formada por la policia durante una protesta en Polonia.

Un grupo de personas intentan romper la barrera formada por la policia durante una protesta en Polonia. / Bartlomiej Zborowski

Ni las amenazas de Bruselas ni las denuncias de la oposición han surtido efecto. El Parlamento polaco ha adoptado este jueves la controvertida reforma del Tribunal Supremo diseñada por el partido que gobierna en Polonia, el ultranacionalista Ley y Justicia (PIS). Varsovia, que ha sacado adelante el texto con 235 votos a favor, 192 en contra y 23 abstenciones, ignora así la petición expresa cursada la Comisión Europea que había pedido la retirada del proyecto de ley porque someterá el Supremo al control del Gobierno y abolirá la independencia judicial, en clara vulneración del Tratado de la UE.

La nueva ley, que permitirá al ministro de justicia destituir jueces y nombrar sustitutos a su antojo, tiene todavía que pasar el filtro del Senado. El PIS cuenta, sin embargo, con una mayoría absoluta también en esa Cámara, lo que augura que el proyecto seguirá el mismo camino que las dos reformas legislativas anteriores aprobadas la semana pasada. La primera para permitir que el Parlamento nombre directamente a los jueces del consejo nacional del poder judicial y la segunda para que el ministro de justicia sea el responsable de designar a los presidentes de los tribunales.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, hizo este miércoles un llamamiento público a Varsovia para que retire esta última legislación bajo la amenaza de lanzar un nuevo procedimiento de infracción la próxima semana e inclusó alerto de que la UE está cerca de activar el procedimiento previsto en el artículo 7 del Tratado, que incluye la retirada de los derechos de voto en el Consejo. Timmermans advirtió que si no atendía a su petición, el colegio de comisarios de inmediato la Comisión abrirá la próxima semana un proceso sancionador y a todas luces es lo que ocurrirá el miércoles.

El enemigo público número uno del PIS

El presidente de la Unión Europea, Donald Tusk, se ha sumado a los llamamientos y ruegos a Polonia. El que está considerado como enemigo público número uno del PIS, y a quien el líder del partido, Jaroslaw Kazynski, acusa incluso de la muerte de su hermano gemelo en un accidente de avión, ha remitido una carta al presidente polaco Andrzej Duda pidiendo "una reunion urgente" y alertando de las "peligrosas consecuencias" de la reforma para Polonia. "Es nuestra responsabilidad compartida prevenir un escenario negro que podrían en última instancia llevar a la marginalización de Polonia en Europa", ha advertido.

Tusk advierte de que las reformas van contra los valores y estándares europeos y que hacen peligrar la reputación de Polonia. "Nos transportan en el tiempo y en el espacio hacia atrás y hacia el este" y "situar a los tribunales bajo el control del partido en el gobierno en la forma en la que lo ha propuesto Ley y Justicia arruinará la ya empañada opinión pública sobre la democracia polaca", alerta.