Ir a contenido

Trump tuvo una segunda conversación con Putin en el G-20 de la que no informó

La Casa Blanca confirma la charla, dada a conocer por un consultor político y de la que no hay registro

Niegan ocultación y afirman que fue solo "una conversación breve" en una cena, aunque duró una hora

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

La Casa Blanca confirma la charla, dada a conocer por un consultor político y de la que no hay registro. / EVAN VUCCI / EFE VÍDEO

El contacto directo entre Donald Trump y Vladimir Putin durante la reciente cumbre del G-20 fue más profundo de lo que se había divulgado públicamente hasta ahora. El martes la Casa Blanca confirmó que el mandatario estadounidense y su homólogo ruso, que el 7 de julio mantuvieron una reunión bilateral de dos horas y cuarto en Hamburgo, protagonizaron ese mismo día por la noche otra conversación de cerca de una hora, de cuyo contenido no hay registro oficial.

La existencia de esa charla, informal pero privada y que tuvo lugar durante una cena para líderes y sus cónyuges organizada por Angela Merkel, ha sido revelada por Ian Bremmer, el presidente de la consultora internacional Eurasia Group, que fue informado del encuentro por dos personas presentes en la cena. Solo después de esa revelación el encuentro fue confirmado por fuentes de la Casa Blanca, que trataron de minimizar su trascendencia.

En el comunicado oficial se ha insistido en definir como una “conversación breve” el diálogo en la cena entre Trump y Putin que, según los testigos, duró cerca de una hora. Las fuentes de la Casa Blanca también descalifican como “falsas, maliciosas y absurdas” las insinuaciones de que se ha tratado de ocultar que la conversación tuvo lugar. “No solo es perfectamente normal sino que es parte de los deberes de un presidente interactuar con líderes mundiales”, reza el comunicado.

También el propio presidente aseguró que no hay historia en la historia. En dos tuits, acusó a la prensa de ser "deshonesta" y "enferma" y de intentar "hacer parecer siniestra incluso una cena organizada para los 20 líderes". Una vez más habló de "noticias falsas", aunque eran sus propios mensajes los salpicados de incorrecciones. Nadie ha hablado de una "cena secreta", como ha denunciado él. Y aunque asegura que "la prensa sabía", de lo que los periodistas tenían conocimiento era del convite, pero no de las conversaciones que tuvieron lugar.



LOS DETALLES

Solo los líderes del G-20 y sus cónyuges estaban invitados a la cena, donde la distribución en las mesas había sido preparada por el gobierno alemán. Trump estaba sentado entre la esposa del primer ministro japonés, Shinzo Abe, y la del presidente argentino, Mauricio Macri, y había acudido solamente con un intérprete de japonés. La primera dama estadounidense, Melania Trump, estaba sentada junto a Putin.

A mitad del ágape, según lo que han relatado sus fuentes a Bremmer, Trump fue adonde estaba sentada su esposa. Entonces inició la conversación con Putin, en la que solo estuvo presente un traductor de Moscú, pues el de Trump no hablaba ruso. El resto de invitados, según Bremmer, pudieron ver el encuentro pero nadie estaba a distancia suficiente como para escuchar el contenido. No se informó a la prensa estadounidense que cubría el viaje de Trump ni se dio información alguna sobre lo hablado. 

SINTONÍA CON PUTIN

La sintonía entre Trump y Putin ya se había demostrado horas antes, cuando el encuentro oficial bilateral para el que se habían agendado 35 minutos se extendió durante más de dos horas. En esa reunión participaron también los responsables de Exteriores de Washington y Moscú, Rex Tillerson y Serguéi Lavrov. Aunque los dos gobiernos ofrecieron información sobre los temas tratados entre los dos mandatarios, que lograron pactar un alto en fuego en Siria, hubo divergencia de versiones sobre el más espinoso asunto: la injerencia del Kremlin en las elecciones estadounidenses.

El gobierno ruso aseguró que Trump había “aceptado la palabra” de Putin negando esa injerencia, un extremo que negó la diplomacia estadounidense. Pero el propio presidente Trump, tanto en comentarios en las redes sociales como en declaraciones a la prensa en el avión de regreso a EEUU, dio a entender que pretendía pasar página. “Le pregunté a Putin dos veces si había interferido y las dos veces me dijo que no categóricamente. ¿Qué haces entonces? ¿Liarte a puñetazos?”, se preguntó retóricamente en el Air Force One.

Esa actitud conciliadora y la resistencia de Trump a criticar a Putin ha irritado a la comunidad de inteligencia de EEUU. Pero, sobre todo, no aleja las sombras que planean sobre Trump y su equipo, investigados tanto por el fiscal especial Robert Mueller como por comisiones del Congreso por su posible cooperación con Moscú durante la campaña, y esas sombras del Rusiagate se hacen más intensas con revelaciones como la de conversaciones que solo se confirman cuando las sacan a la luz la prensa o revelaciones como la de Bremmer. 

Trump intenta resucitar su frustrada reforma sanitaria

Políticamente magullado tras el derrumbe de la reforma sanitaria en el Senado, Donald Trump se resiste a tirar la toalla. Menos de 48 horas después de que las divisiones internas en el Partido Republicano echaran el lunes por tierra la largamente acariciada promesa de los conservadores de revocar y reemplazar Obamacare, el presidente ha convocado a los senadores de su formación en una comida en la Casa Blanca y les ha instado a volver a intentarlo, incluso si para hacerlo tienen que postergar las vacaciones de verano. “Mi mensaje es muy sencillo. Tenemos que quedarnos aquí. No deberíamos salir de la ciudad y debemos trabajar duro y sacarlo adelante”, ha dicho.

La reunión ha servido también para clarificar, al menos de momento, cuál es la preferencia de Trump, después de dos días en los que ha estado enviando señales contradictorias sobre cuál cree que es el mejor camino a seguir. Aunque el lunes tras el colapso de la propuesta de ley en el Senado abogó por derogar inmediatamente la reforma sanitaria de Barack Obama aunque no hubiera ley para reemplazarla y el martes insinuó que su opción era dejar que Obamacare se hundiera por sus propios problemas, ante los senadores ha dicho que "la inacción no es una opción" y ha recuperado la idea original de los republicanos: “La gente de este país necesita más que una derogación. Necesitan la derogación y el reemplazo”, ha dicho.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.