Ir a contenido

Marruecos confirma la condena a cadena perpetua a ocho independentistas saharauis

Las sentencias hacen referencia a los disturbios de 2010 en el que murieron once policías marroquís durante el desmantelamiento de un campamento en el El Aiún

Foto de archivo de los disturbios que se registraron en el Aaiun tras el desmantelamiento del campamento saharaui de Gdaim Izik.

Foto de archivo de los disturbios que se registraron en el Aaiun tras el desmantelamiento del campamento saharaui de Gdaim Izik. / EFE / SALKA EMBAREK

El nuevo juicio civil contra 23 de los independentistas saharauis que fueron procesados en el macrojuicio de "Gdaim Izik" ha terminado esta madrugada con la confirmación de ocho condenas a cadena perpetua, tres penas de 30 años, cinco de 25 años, tres de 20 años y la revisión de otras, en ausencia de los acusados que boicotearon las sesiones.

El juicio, que comenzó el pasado mes de diciembre, se ha celebrado en el Tribunal de Apelación de Salé, ciudad vecina de Rabat, después de que el Tribunal de Casación revocase las penas pronunciadas contra los saharauis por el Tribunal Militar en 2013 y ordenase su repetición.

El Tribunal militar sentenció entonces a esos independentistas saharauis a penas de entre 20 años y cadena perpetua por su implicación en la muerte de once agentes marroquís en los disturbios que se registraron en 2010 durante el desmantelamiento del campamento de Gdaim Izik, en las afueras de El Aaiún.

La última sesión de macrojuicio arrancó ayer por la mañana con una manifestación en la puerta del Tribunal en la que se enarbolaron banderas marroquíes y se reivindicó la marroquinidad del Sáhara Occidental. Dentro de la sala, el proceso se desarrolló en un ambiente tranquilo, salvo en algunos momentos de tensión entre los abogados de las víctimas, por un lado, y los abogados defensores de los acusados y la Fiscalía, por el otro.

BOICOT AL JUICIO

La vista se celebró en presencia de los familiares de las víctimas marroquíes, varios observadores internacionales y algunos periodistas, pero en ausencia de los acusados y de sus familiares que decidieron desde el pasado mayo boicotear el juicio y pidieron a sus anteriores abogados defensores retirarse del caso, en protesta contra la convocatoria de nuevos testigos. Esto llevó al juez a nombrar cuatro abogados de oficio para defenderles y encargó a un secretario informarles sobre el desarrollo del juicio y de las condenas.

Por su parte, la abogada española Rosalía Perera Gutiérrez, miembro de la Consejo General de la Abogacía Española, que asistió a las sesiones como observadora, ha calificado las penas hoy de "durísimas" y ha considerado que no ha habido pruebas que hayan encontrado al autor responsable de la muerte de cada uno de los agentes marroquíes.