Ir a contenido

TRAS UNA DENUNCIA DEL FRENTE NACIONAL

La justicia francesa investiga a Jean Luc Mélenchon por los empleos ficticios del Parlamento Europeo

Con el líder de la Francia Insumisa son 20 los eurodiputados sospechosos de haber usado fondos de la Eurocámara para pagar a personal del partido

El antiguo eurodiputado asegura que no ha cometido ninguna irregularidad

Eva Cantón

El candidato de Francia Insumisa, Jean Luc Melenchon en un mítin. 

El candidato de Francia Insumisa, Jean Luc Melenchon en un mítin.  / BERTRAND GUAY

A raíz de una denuncia del Frente Nacional, la Fiscalía francesa ha ampliado al presidente del grupo parlamentario de la Francia Insumisa en la Asamblea Nacional, Jean Luc Mélenchon, la investigación preliminar abierta el pasado 22 de marzo sobre los supuestos empleos ficticios del Parlamento Europeo.

El líder izquierdista y cuatro de de sus antiguos asistentes parlamentarios –uno de ellos ya fallecido- están bajo el foco judicial por un supuesto delito de abuso de confianza, según ha revelado este martes el diario ‘Le Parisien’.

Mélenchon fue eurodiputado del Partido de Izquierda entre 2009 y 2017 y los asistentes investigados eran "asistentes locales".  Es decir, no tenían que pasar íntegramente su jornada laboral en Bruselas, Estrasburgo y Luxemburgo, como los llamados “asistentes acreditados”, sino que su misión era apoyar a sus parlamentarios en las circunscripciones francesas por las que habían sido elegidos.

Los colaboradores objeto de las pesquisas -Aigline de Vincens de Causans, Laurent Maffeis y Antoine Leaument- tenían responsabilidades en el Partido de Izquierda pero no es ilegal simultanear esa labor con las tareas de asistente local, siempre y cuando el trabajo sea real y no simulado. Eso es lo que deberán dilucidar los técnicos de la oficina anticorrupción, que no lo tendrán fácil porque la misión de los asistentes locales está poco definida.

La Fiscalía ya investiga 19 eurodiputados de todo el espectro político francés -Los Republicanos (7), el Partido Socialista (4), el centrista MoDem (2), Los Ecologistas (2), Unión de Demócratas e Independientes (2)  Frente de Izquierdas (1) y Partido Radical de Izquierdas (1)- para determinar si usaron la figura del asistente parlamentario para financiar sus propios partidos.

La que afecta al MoDem condujo el pasado mes de junio a la dimisión del ministro de Justicia, François Bayrou, y la de las titulares de Defensa y Asuntos Europeos, Sylvie Goulard y Marielle de Sarnez, respectivamente.

LE PEN, IMPUTADA

Como en el caso de Mélenchon, la actuación judicial de marzo se desencadenó tras una denuncia de la eurodiputada del Frente Nacional Sophie Montel. La presidenta del partido ultraderechista, Marine Le Pen, está imputada por un delito de abuso de confianza al haber usado fondos de la Eurocámara para pagar a personal del partido, una estrategia que le ha costado al Parlamento Europeo 5 millones de euros. Visiblemente, el partido de Le Pen no quiere ser el único inculpado.

Montel ha justificado su petición para incluir a Mélenchon en el dossier judicial alegando que el Frente Nacional es víctima de una doble vara de medir. ¿Por qué no tendría la justicia que investigar sus antiguas prácticas en el Parlamento Europeo como lo hace con nosotros?”, ha dicho Montel.

Mélenchon, por su parte, ha asegurado que no tiene nada que reprocharse. “Ninguno de mis asistentes ha tenido jamás una responsabilidad política ni en el Partido de Izquierda ni en la Francia Insumisa. Ninguno, nunca en todo el periodo en el Parlamento Europeo”.