Ir a contenido

LA INJERENCIA RUSA EN LAS PRESIDENCIALES DE EEUU

¿Quién es Natalia Veselnitskaya, la abogada que se reunió con el hijo de Trump?

La letrada ejerce una labor de presión contra las leyes que sancionan a rusos en EEUU por violaciones de derechos humanos

En su cartera de clientes se encuentran importantes hombres de negocios de Rusia, aunque el Kremlin niega cualquier vínculo

Marc Marginedas

Natalia Veseinitskaya, en noviembre de 2016.

Natalia Veseinitskaya, en noviembre de 2016. / AP / YURY MARTYANOV

Un elevado edificio de oficinas en Jimki, localidad de la periferia norte de Moscú, junto a un cruce de autopistas, alberga las oficinas de Camerton Consulting, el bufete de abogados que dirige Natalia Veselnitskaya, la abogada que en junio del pasado año, en plena campaña para las presidenciales en EEUU, mantuvo un encuentro con el hijo y el yerno del presidente norteamericano Donald Trump en Nueva York. 

Mediante el teléfono de recepción, una ayudante advierte a todos los visitantes que su jefa, en los próximos días, hará una declaración a la prensa. "Llame mañana, por favor", insta, en tono amable, una voz femenina, que, eso sí, declina invitar a los reporteros recién llegados a cruzar el torniquete y a pasar al interior.

¿Quién es Natalia Veselnitskaya, convertida en las últimas horas en el centro de atención de las investigaciones sobre la interferencia del Kremlin en las elecciones presidenciales estadounidenses?  

La letrada se graduó en 1998 en la Academia Jurídica Estatal de Moscú, y después de trabajar durante tres años en la oficina del fiscal estatal, fundó Camerton Consulting. En su trayectoria profesional, ha destacado su intensa labor de presión en contra de la denominada Ley Magnitski, aprobada en 2012 y destinada a sancionar a las personalidades y ciudadanos rusos responsables de la muerte del abogado ruso Serguéi Magnitski. El texto legal suscitó la indignación del Kremlin.

El letrado y auditor Magnitski, que colaboraba con un cliente estadounidense, había puesto al descubierto una estafa de grandes proporciones, de 230 millones de dólares, sancionada y llevada a cabo por funcionarios rusos de Hacienda. Fue detenido con cargos fabricados y murió en prisión un año después, tras ser apalizado y no recibir los cuidados médicos apropiados. 

FRENAR LOS POSIBLES EFECTOS PERNICIOSOS

La labor de Veseltnitskaya en EEUU se ha centrado en frenar los posibles efectos perniciosos de dicha legislación sobre ciudadanos rusos. La reunión con Donald Trump júnior y Jared Kushner en la torre Trump tuvo lugar precisamente cuando la abogada había viajado a Norteamérica a colaborar en la defensa de Denis Katsyv, un hombre de negocios ruso con intereses en EEUU, acusado de participar en el blanqueo de los fondos procedentes de la macroestafa del 'caso Magnitski', en el primer caso de aplicación de la ley homónima.

El caso se cerró con una compensación económica de unos seis millones de dólares sin admisión de culpa. Y con amenazas de querella de Veselnitskaya contra el empleador estadounidese del difunto Magnistki, William Browder y 'Nóvaya Gazeta', una prestigiosa publicación de investigación rusa que indagó en torno al caso.   

De su página en Facebook, presidida por una bandera tricolor rusa, se deduce que la abogada es de ideas conservadoras, en la línea actual del Kremlin, y que además respalda las principales decisiones adoptadas hasta ahora por el presidente Donald Trump en su corta presidencia. En uno de sus posts más recientes, saludaba como una victoria el nombramiento del juez conservador Neil Gorsuch, a propuesta de Trump, para cubrir la vacante en el Tribunal Supremo, con la feroz oposición de los demócratas.

El Kremlin, por su parte, ha intentado marcar distancias con Veselnitskaya. El portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, se limitó a declarar durante la mañana: "No sabemos quién es, y desde luego no podemos estar al tanto de las reuniones que celebran todos los abogados dentro y fuera del país". El propio Putin y los miembros de su Gobierno han asegurado en numerosas ocasiones que no se produjo injerencia en los comicios.