Ir a contenido

Cronología del 'rusiagate'

El caso ha puesto en jaque al presidente de Estados Unidos por sus presuntos vínculos con Rusia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su llegada a Hamburgo para la reunión del G-20. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su llegada a Hamburgo para la reunión del G-20.  / AP / MARKUS SCHREIBER

El hijo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump Jr, ha vuelto a avivar la polémica tras reconocer, este lunes, que se reunió el pasado nueve de junio del pasado año con Natalia Veselnitskaya, una abogada rusa que le prometió que le facilitaría información contra Hillary Clinton. Desde hace unos meses, la sombra de los posibles lazos con el Kremlin de todo su equipo no han cesado y han dejado algunos momentos clave.

NOVIEMBRE DEL 2016

A principios de noviembre del 2016, tan solo dos días después de la elección de Donald Trump para la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama aconsejó a su sucesor, Donald Trump, que no contara a Michael Flynn para su gobierno por sus supuestos lazos con Rusia. Ocho días más tarde, y sin haber tenido en cuenta el consejo de su predecesor, Trump nombró a Flynn su principal asesor de Seguridad Nacional.

FEBRERO DEL 2017

Tras toda una serie de idas y venidas por las sospechas de una serie de contactos recientes entre Flynn y Rusia, finalmente el 13 de febrero del 2017, el recién nombrado asesor de Seguridad Nacional se vio obligado a dimitir por mentir acerca de sus conversaciones con el embajador ruso Sergey Kislyak. 

MARZO DEL 2017

Tras dejar su cargo, Flynn continuó con sus actividades relacionadas con Rusia y ejerció de consultor extranjero sin notificarlo al presidente. Según una serie de documentos oficiales que se hicieron públicos el pasado 16 de marzo, Flynn tampoco informó a la Casa Blanca de los ingresos que recibió de tres compañías relacionadas con el Kremlin, y esto supuso que el FBI empezara a investigarle. 

Por aquel entonces, el director del FBI, James Comey, decidió desafiar públicamente a Trump tras confirmar que la agencia estaba investigando sobre la campaña del presidente de Estados Unidos y sus posibles vínculos con el Gobierno ruso para interferir en los resultados de las elecciones de noviembre pasado, que le llevaron a la Casa Blanca.

MAYO DEL 2017

El pasado mes de mayo, la  exfiscal general de Estados Unidos, Sally Yates aseguró que avisó a la Casa Blanca de que Flynn había mentido sobre el contenido de sus conversaciones con Rusia y estaba expuesto a un "chantaje" por parte del Kremlin.

Tan sólo un día después de esta revelación, Trump despidió de manera fulminante al director del FBI. La Casa Blanca defendió su decisión asegurando que se había tomado por recomendación del fiscal general, Jeff Sessions, y sus lugartenientes, descontentos por la forma en la que Comey gestionó la investigación sobre los correos de la ex secretaria de Estado, pero poco después se supo que Trump le había amenazado apra que dejara de investigar a Flynn.

JUNIO DEL 2017

Tras la declaración de Comey ante el senado estadounidense, Trump desmintió en dos mensajes en Twitter, que hubiera grabado o tenido grabaciones de sus conversaciones con Comey, tal y como aseguró este. 

Desde entonces, la tensión no ha dejado de crecer y se ha acentuado este último mes de julio en la reciente cumbre del G-20 en Hamburgo, donde Trump se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin, y mantuvo con él una larga conversación en actitud conciliadora.