Ir a contenido

El Ejército reconquista Mosul, el gran bastión del Estado Islámico en Irak

La pérdida de esta ciudad supone un duro revés y un golpe moral para los yihadistas ya que fue el lugar elegido para proclamar el califato hace tres años

Ana Alba

Soldados del Ejército iraquí celebran la reconquista de Mosul.

Soldados del Ejército iraquí celebran la reconquista de Mosul. / AFP / AHMAD AL-RUBAYE

Tras nueve meses de ofensiva terrestre y aérea, el Ejército iraquí, apoyado por la alianza dirigida por Estados Unidos, ha logrado derrotar al Estado Islámico (EI) en Mosul, ciudad bastión de los yihadistas a lo largo de los últimos tres años en Irak. En Mosul, el líder de los yihadistas, Abú Bakr al Baghdadi, proclamó en julio del 2014 el califato. La reconquista de Mosul, la segunda ciudad más grande del país árabe, ha costado la vida a miles de civiles y la huida de la ciudad de más de un millón de desplazados. Destrucción y muerte y un futuro incierto y lleno de incógnitas en lo que es tan solo una pieza del complejo tablero bélico de Oriente Próximo.

El primer ministro iraquí, el chií Haidar al Abadi, vestido con uniforme de campaña de color negro, ha entrado esta mañana pletórico en la ciudad “liberada”, según un comunicado hecho público por el Gobierno de Bagdad. El jefe del Ejecutivo ha felicitado a “los combatientes heroicos y al pueblo iraquí por la gran victoria lograda”. A pesar del mensaje del primer ministro, todavía se sigue combatiendo en algunas calles de la Ciudad Vieja de Mosul -en concreto en la zona conocida como Al Qaliyat- que se había convertido en el último centro de resistencia de los yihadistas.

A lo largo de los nueve meses de lucha, las tropas iraquís, apoyadas por milicias y por el ejército kurdo de los “peshmerga”, han ido poco a poco cerrando al cerco a los combatientes del EI. Primero, el pasado mes de enero, lograron expulsarlos del este de la ciudad hasta acorralarlos en la parte vieja, un laberinto de estrechas calles que han debido de ser reconquistadas casa a casa a base de numerosas bajas por ambos lados. Fuentes del Departamento de Defensa de EEUU estiman que la gran ofensiva ha hecho que las fuerzas de élite antiterroristas iraquís hayan perdido al 40% de sus efectivos.

HUIR A NADO

A pesar de que la propaganda de los yihadistas anunció una resistencia numantina y que “lucharían hasta la muerte”, medios del Ejército iraquí han dicho que han abatido a al menos una treintena de combatientes del Estado Islámico que intentaban huir del lugar de la batalla a nado por el río Tigris, que divide en dos la ciudad. Los extremistas han difundido un comunicado, a través de la agencia de noticias afín Amaq, en el que asegura que los bombardeos aéreos de la coalición sobre la Ciudad Vieja a la largo de estos dos últimos días han acabado con la vida de más de cien civiles. Bagdad ha acusado en numerosas ocasiones a los yihadistas de asesinar a los civiles que han intentado huir de la ciudad o de utilizarlos como escudos humanos.

Con la pérdida de Mosul, las zonas que controlan ahora los yihadistas de la provincia de Nínive se limitan aTal Afer y tres ciudades más y algunas áreas principalmente rurales y desérticas donde viven decena de miles de personas.También disfrutan todavía de capacidad de fuego artillero para bobardear áreas controladas por las fuerzas gubernamentales y de llevar a cabo atentados suicidas. En todo caso, para el los combatientes del Estado Islámico, la pérdida de Mosul supone un duro revés moral por la gran importancia simbólica que tenía para ellos esta ciudad.

Fue desde la mezquita medieval de Al Nuri de Mosul que el líder de los yihadistas proclamó el 14 de julio del 2014 el califato, que incluía la parte de Irak que dominaban los extremistas y la de Siria, país donde también están perdiendo terreno a marchas forzadas. De hecho, la otra gran ciudad símbolo de los yihadistas, la siria Raqqa, está también cercada y sufre un asedio y ofensiva similar a Mosul.

SECUELAS EN LA POBLACIÓN

El primer mandatario internacional ha reaccionar a la reconquista de Mosul ha sido Emmanuele Macron, presidente de Francia, país que participa en la coalición contra los yihadistas. “Mosul liberado del DAESH (acrónimo de Estado Islámico en árabe). Francia rinde homenaje a todos aquellos, que con nuestras tropas, han contribuido a esta victoria”, ha escrito en su cuenta de Twitter.

Las secuelas sobre la población de Mosul, ciudad con barrios completamente arrasados, tras tres años bajo el poder de los extremistas y los últimos meses de ofensiva pueden ser debastadores, según han advertido los expecialistas. Save the Children, por ejemplo, ha mostrado su preocupación por el impacto psicológico en los niños "atormentados por recuerdos de violencia extrema o de seres queridos muertos delante de ellos", ha dicho a la BBC Ana Locsin, directora en Irak de la oenegé. "Para que los niños y sus familias procesen estos horrores y reconstruyan sus vidas, el apoyo psicológico será absolutamente crucial", ha añadido. "Pero ahora mismo el mundo no está proporcionando casi ningún financiamiento para la salud mental".