Ir a contenido

Ivanka Trump reemplaza a su padre en la mesa de los líderes del G-20

La hija del mandatario estadounidense ocupó su silla cuando el presidente fue a celebrar reuniones bilaterales lo que la cancillera Merkel consideró habitual por ser asesora de su padre

Rosa María Sánchez

Ivanka Trump, en la sala del plenario del G-20.

Ivanka Trump, en la sala del plenario del G-20. / SEAN GALLUP / POOL / EFE

Ivanka Trump, la hija del presidente de EEUU, Donald Trump, ha ocupado durante un buen rato el asiento de su padre en la mesa del plenario donde se sentaban todos los líderes mundiales participantes en la cumbre del G-20. 

Ivanka, que es asesora de su progenitor en tanto que presidente de EEUU, le ha reemplazado cuando este ha abandonado la sala para celebrar varias reuniones bilaterales con el primer ministro chino, Xi Jinping, o la primera ministra británica, Theresa May.

Esta circunstancia se ha conocido a raiz de un tuit difundido en la red social por una asesora de Vladimir Putin, Svetlana Lukash, causando gran revuelo entre los asistentes a la cumbre. Algunas de las personas presentes en la sala de reuniones no tardaron en confirmar que efectivamente Ivanka Trump había ocupado la silla de su padre al menos en dos ocasiones durante la mañana. No obstante, no ha tomado la palabra.

La propia cancillera alemana, Angela Merkel, ha dado su opinión sobre este asunto tras ser preguntada por ello en la rueda de prensa posterior a la cumbre. "Las delegaciones deciden quién se sienta en la mesa cuando el presidente no está. Ella es parte de la delegación americana, así que se actuó como en otras ocasiones", ha resuelto Merkel restando hierro a la polémica.

PAPEL DE PRIMERA DAMA

Los estatutos del G-20 establecen que los líderes pueden llevar a la sala a asistentes, que es justo el cargo que ocupa Ivanka Trump. Lo que no es habitual entre los dirigentes mundiales es que miembros de sus familias ocupen cargos públicos de tal relevancia que les lleven a poder ocupar su lugar de representación en cumbres internacionales.

En el caso de Ivanka Trump esta circunstancia se repite con asiduidad y cada una de las polémicas deriva en comentarios que sugieren que la hija del presidente es quien ejerce el verdadero papel de primera dama en lugar de la esposa del mandatario, Melania Trump, en quien a menudo se perciben gestos de disgusto cuando aparece en actos oficiales acompañando a su esposo.

En febrero pasado la propia Ivanka Trump publicó en su cuenta de Instagram una foto de sí misma sentada en el sillón presidencial de la Casa Blanca flanqueada por su padre y por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

0 Comentarios
cargando