Los encontronazos de Trump con la OTAN

El presidente estadounidense no ha tenido una buena relación con la Alianza Atlántica desde su elección

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su llegada a Hamburgo para la reunión del G-20. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su llegada a Hamburgo para la reunión del G-20.  / AP / MARKUS SCHREIBER

1
Se lee en minutos

Nada más ser elegido presidente, en su primera entrevista con los medios de comunicación, Donald Trump aseguró que la OTAN era un "organismo obsoleto". El magnate hizo referencia a la alianza como una institución “con problemas” porque “fue diseñada hace muchos, muchos años” y los países (miembros) no están pagando lo que se supone que deberían pagar”.

Antes de acudir en persona, Trump envió a su secretario de Defensa y responsable del Pentágono, James Mattis, a reivindicar la importancia que iba a otorgarle Estados Unidos a la financiación militar del organismo. “América cumplirá con sus responsabilidades pero si sus países no quieren ver que América modera su compromiso con esta Alianza, cada una de vuestras capitales debe mostrar apoyo a nuestra defensa común”, advirtió Mattis en la reunión.

SU PRIMERA VISITA

Noticias relacionadas

La primera visita de Trump a la OTAN estaba cargada de simbolismo. En esta reunión, el presidente estadounidense, alineado con sus discursos previos a la cita, se dedicó a pedir un aumento de la inversión a sus aliados y a obviar el acuerdo de mutua protección establecido en el artículo 5 de la Alianza Atlántica tradicionalmente invocado por los presidentes estadounidenses en sus discursos. 

En esta misma reunión del 25 de mayo, Trump llamó la atención por sus malos modales y dejó, entre otras muchas perlas, un vídeo para la posteridad. Las imágenes captan el momento en el que Trump apartó bruscamente al líder de Montenegro para colocarse delante de él mientras se preparaban para una foto, y en pocos minutos se hicieron virales.