Ir a contenido

Marine Le Pen, imputada por abuso de confianza en el caso de los asistentes de la Eurocámara

La Fiscalía sospecha que la líder ultra orquestó un sistema para remunerar con fondos europeos al personal de su partido

Eva Cantón

Marine Le Pen.

Marine Le Pen. / CHESNOT GETTY IMAGES

La presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, ha sido imputada por un posible delito de abuso de confianza al haber utilizado fondos del Parlamento Europeo para pagar los sueldos de su jefa de gabinete en el partido, Catherine Griset, y de su guardaespaldas Thierry Legier entre 2009 y 2016.

La fiscalía financiera le imputa igualmente el cargo de complicidad por hechos cometidos entre el 2014 y el 2016. Su abogado, Rodolphe Bosselut, ha anunciado que este mismo lunes presentará un recurso porque, a su entender, se viola el principio de separación de poderes. Marine Le Pen ha sido interrogada este viernes por la fiscalía.

El partido ultraderechista está en el punto de mira de la justicia al sospecharse que orquestó un sistema para remunerar a personal del Frente Nacional con créditos europeos haciéndoles pasar por asistentes parlamentarios de sus eurodiputados, la misma estrategia usada por otros partidos con dificultades de financiación.

5 MILLONES DE EUROS

Apoyándose en una investigación abierta por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), el Parlamento Europeo ha evaluado en 5 millones de euros el perjuicio potencial que han sufrido sus arcas en el periodo comprendido entre abril del 2012 y abril del 2017.

La presidenta del Frente Nacional había rechazado hasta ahora comparecer ante los jueces. El pasado 10 de marzo, en plena campaña electoral de las elecciones presidenciales francesas, se escudó en la inmunidad parlamentaria para negarse a acudir a una primera citación judicial. En ese momento, anunció que lo haría una vez celebradas las elecciones legislativas que culminaron el pasado 18 de junio.

40 ASISTENTES PARLAMENTARIOS

La justicia francesa abrió en el 2015 una investigación sobre los supuestos empleos ficticios de unos 40 asistentes parlamentarios de la Eurocámara. Le Pen, elegida recientemente diputada en la Asamblea Nacional, forma parte de los 17 eurodiputados del Frente Nacional que están en el punto de mira.

El centrista Modem, liderado por François Bayrou, que fue hasta su dimisión hace 10 días ministro de Justicia del primer Gobierno de Edouard Philippe, es otro de los partidos investigados.