Ir a contenido

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Tcherno Hamadou, periodista nigerino: "Los Gobiernos son alérgicos a las críticas, y por ende al periodismo"

Níger es uno de los países que más posiciones ha descendido en el índice de libertad de la información publicado por Reporteros Sin Fronteras cada año

BEGOÑA GONZÁLEZ

Mapa de la situación de la libertad de prensa en el mundo en 2017. 

Mapa de la situación de la libertad de prensa en el mundo en 2017. 

La libertad de la información se ha visto notablemente amenazada en Níger desde 2016, según el informe anual publicado por Reporteros Sin Fronteras. El país africano, que este año ocupa la posición 61 del listado, ha bajado nueve posiciones con respecto al año pasado después de que, con motivo de las elecciones presidenciales del país, se constatara un aumento de las detenciones arbitrarias a periodistas y de los casos de obstaculización de su trabajo. 

"Hacer periodismo en Níger es realmente complicado", así de simple, pero igualmente cierto, explica Tcherno Hamadou Boulama, un periodista nigerino de un rotativo alternativo del país, la situación del periodismo en el país africano. "Es habitual que arresten a compañeros bajo falsos cargos simple y llanamente por su trabajo en los medios de comunicación", explica el periodista tras aclarar que en su país se emplea el código penal para juzgar a los periodistas y no la ley de prensa.

Los periodistas deben lidiar a diario con las trabas de la Administración nigerina, a veces más evidentes y otras más implícitas. "Los Gobiernos son alérgicos a las críticas", asegura el periodista, "Y por ende al periodismo", lamenta el africano. Esta realidad, con la que se enfrentan a diario miles de periodistas en varias regiones del mundo, provoca en muchos casos que estos no sean capaces de desarrollar su profesión con libertad ni dignidad. 

PROBLEMAS ECONÓMICOS

A pesar de ello, los Gobiernos no son lo único que dificulta el ejercicio periodístico en África, pues según Hamadou la situación empresarial de los medios de comunicación de la región también tiene mucho que ver en ello. En línea con el informe de RSF, África y Asia son las dos zonas geográficas con menor libertad de prensa, y a su vez, dos de las zonas más pobres del planeta.

Este dato, que Hamadou asocia con una mayor vulnerabilidad a sobornos y corrupción, provoca que muchos periodistas se vean obligados a no criticar al Gobierno para evitar perder los escasos fondos que reciben. "Los bajos sueldos de los periodistas hacen que muchos de ellos se vean obligados a aceptar sobornos a cambio de publicar ciertas informaciones o de no hacerlo", explica el periodista.

UN ROL DIFICIL PERO NECESARIO

"El periodismo, aunque difícil, es muy necesario en Níger", explica Hamadou, "a pesar de que la población en su mayoría es analfabeta, la radio llega a casi todo el mundo y suele retransmitir tanto en francés como en la lengua nacional", añade, y es que, en África, la distribución es la clave. 

Según explica Hamadou, los diarios suelen tener una tirada de unos 1.000 ejemplares, pero son semanales, cosa que permite que se distribuyan ampliamente entre la población. "Un periódico en Níger es leído por un mínimo de 10 personas", explica el periodista que asegura que el alquiler de diarios es todo un negocio en el país. 

0 Comentarios
cargando