27 sep 2020

Ir a contenido

La Unión Europea recibe con frialdad la oferta de May

"Es un buen primer paso" coinciden los líderes de los 27 aunque "insuficiente" y "vago"

"Mi impresión es que la oferta está por debajo de nuestras expectativas", dispara Donald Tusk

Silvia Martinez

La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. / EFE / OLIVIER HOSLET

A Londres le ha costado un año mover ficha pero el primer movimiento de Theresa May, cuando se cumple un año del referéndum del brexit, no les ha gustado. La oferta de la primera ministra británica para garantizar los derechos de los 3,3 millones de ciudadanos europeos que quieran seguir en las islas tras la salida de Reino Unido de la UE ha sido recibida por el resto de líderes europeos con una mezcla de cautela, recelo y frialdad. La opinión generalizada es que es “insuficiente”, demasiado “vaga” y que empeorará la situación de los derechos de los europeos.

“Es un paso pero este paso no es suficiente”, ha advertido el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el primer Consejo Europeo tras el inicio oficial de las negociaciones el pasado lunes. “Mi primera impresión es que la oferta del Reino Unido está por debajo de nuestras expectativas y amenaza con empeorar la situación de los ciudadanos”, ha avisado el presidente de la UE, Donald Tusk, quien ha recordado que este capítulo es la prioridad número uno para los 27.

Las explicaciones de May no se prolongaron más de diez minutos, aunque la dirigente conservadora obtuvo la callada por respuesta. Los 27 no quieren dar pie a Londres para abrir el debate político e insisten en que todo debe seguir por la vía técnica, al menos hasta que haya “suficientes progresos” sobre los elementos que se han marcado como prioritarios. “No estamos en modo negociación y no lo hemos discutido. No estamos aquí para negociar. Las negociaciones son al otro lado de la calle –en referencia a la sede de la Comisión Europea- y no en el Consejo”, ha justificado Juncker.

VALORACIÓN SIN FISURAS

Con pequeños matices, la percepción de los dirigentes europeos es la misma. “Es una primera propuesta” pero “hay muchos detalles que todavía están abiertos” y “hay muchos europeos afectados que no están cubiertos por la propuesta. Tenemos mucho trabajo por delante”, opina el canciller austríaco Christian Kern muy receloso ante la falta de garantías.

Su homóloga alemana, Angela Merkel, ya dejó claro nada más escuchar a May que sus planes dejan demasiadas incógnitas pero su sensación no es tan negativa como la de otros colegas ni su tono tan duro. Y lo mismo Mariano Rajoy. “No me ha sonado mal, pero sin ninguna duda me podría haber sonado mejor”, informa Pilar Santos.

La primera ministra británica ha presentado su plan como una “oferta muy seria y muy justa”, aunque lo cierto es que ha dejado muchas dudas. Propone conceder a los europeos que ya tengan cinco años de residencia legal en el país los mismos derechos en materia de sanidad, educación, beneficios sociales y pensiones que un británico.

Lo único que confirma a ciencia cierta es que todos los europeos que lleven más de cinco años de residencia legal en el país podrán quedarse tras el 'brexit' con un estatus permanente. Además, planea ofrecer facilidades para obtener los mismos derechos a todos aquellos que lleguen al país antes de la salida efectiva de Reino Unido de la UE.

MUCHAS DUDAS Y POCAS CERTEZAS

La oferta plantea que los europeos que tienen menos de cinco años de residencia legal en el país en la fecha de corte tendrán derecho a quedarse hasta que alcancen los cinco años tras lo cual podrán optar al estatus permanente. Además, propone un "período de gracia" de dos años para aquellos que lleguen entre la fecha de corte y la salida de forma que también obtengan facilidades para acceder a la residencia.

No aclara, sin embargo, cual será la fecha de corte para garantizar el acceso a esos derechos aunque admite que tendrá que fijarse entre la fecha de activación del brexit, el 29 de marzo de 2017, y la fecha prevista de salida, el 29 de marzo de 2019 que es la opción defendida por los 27.

Tampoco ha aclarado cual será el tratamiento a los familiares, si tendrán derecho a los mismos derechos, si serán de por vida como exigen los 27 y si será el Tribunal de Justicia de la UE el garante de vigilar que los derechos se respetan. “No puedo imaginar un escenario en el que se excluya el tribunal”, ha dicho Juncker consciente de los planes de Londres de librarse de la vigilancia de la corte europea. “No queremos un gato en una bolsa. Queremos que los derechos de los europeos se garanticen de forma permanente”, ha exigido el belga Charles Michel.

May defiende oferta. “Por supuesto que habrá detalles que son parte del proceso de negociación pero hemos presentado lo que considero es una oferta muy seria y muy justa que ofrecerá confianza y garantías a los ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido”. El lunes presentará la propuesta en Londres con todo detalle.