Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

Macron dice que la puerta sigue abierta si el Reino Unido decide quedarse en la UE

El presidente francés se ha reunido en el Elíseo con Theresa May, quien ha reiterado que el calendario del 'brexit' se mantiene

Francia y el Reino Unido acuerdan cooperar en la lucha contra la propaganda terrorista en internet

Eva Cantón

El presidente francés, Emmanuel Macron (derecha), y la primera ministra británica, Theresa May, en los jardines del Elíseo el pasado 13 de junio.

El presidente francés, Emmanuel Macron (derecha), y la primera ministra británica, Theresa May, en los jardines del Elíseo el pasado 13 de junio. / REUTERS / PHILIPPE WOJAZER

El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere que las negociaciones sobre el 'brexit' comiencen lo más rápidamente posible, pero ha dejado la puerta abierta al Reino Unido si el país decide mantenerse en la Unión Europea. Es lo que le ha dicho este martes a la primera ministra británica, Theresa May, durante una breve comparecencia de prensa en los jardines del Elíseo tras mantener una cena de trabajo.

La puerta sigue abierta mientras la negociación del 'brexit' no haya culminado”, ha señalado el presidente francés tras expresar su respeto por la decisión soberana del pueblo británico de dejar el club comunitario y matizar que, una vez iniciadas las negociaciones, conviene ser consciente de que “será más difícil volver atrás”.

Es la segunda vez que May escucha el mismo mensaje. Horas antes el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, declaraba a la agencia Bloomberg que el Reino Unido sería de nuevo bienvenido si decidía renunciar al 'brexit'.

Pero es poco probable que Londres dé marcha atrás. May ya está suficientemente debilitada por el fiasco electoral del pasado 8 de junio que le ha privado de una mayoría absoluta en el Parlamento para defender su versión ‘dura’ del 'brexit'.

“El calendario no ha cambiado y la negociaciones comenzarán la próxima semana”, ha zanjado May en París. La fecha prevista para iniciar las conversaciones sobre el divorcio era hasta ahora el 19 de junio. Londres activó el pasado 29 de marzo el artículo 50 del Tratado que pone en marcha el contador de un proceso que debe culminar en marzo del 2019. 

La ‘premier’ británica llegó a la capital francesa sin cerrar un acuerdo con el norirlandés Partido Unionista Democrático (DUP), un apoyo que necesita obligatoriamente si quiere formar Gobierno.

Las dificultades internas pueden reforzar la postura de los partidarios de un 'brexit' suave que ponga por delante un buen acuerdo económico y la permanencia del Reino Unido en el mercado único y aparque la obsesión por el control migratorio mostrada hasta ahora por los defensores de una negociación dura.

Ni Bruselas ni París tienen ningún interés en que el 'brexit' se eternice, pero el nuevo equilibrio de fuerzas en la Cámara de los Comunes obliga a la primera ministra británica a buscar consensos antes de sentarse a negociar con los Veintisiete.

“Hemos sido muy claros. Queremos mantener una estrecha relación y un partenariado fuerte con la Unión Europea y sus estados miembros en el futuro”, agregó May.

PLAN DE ACCIÓN ANTITERRORISTA

Además del 'brexit', en la reunión se habló de la cooperación en la lucha contra el terrorismo. París y Londres han acordado lanzar un plan de acción concreto que incluye obligar a los grandes operadores de internet a retirar contenidos de propaganda yihadista.

El presidente francés cree que ni las redes sociales ni determinadas páginas web hacen esfuerzos suficientes para impedir que circulen mensajes que sirven para reclutar terroristas.

Por ese motivo, los dos países quieren poner en marcha un sistema para descifrar los mensajes encriptados que circulan por la red, preservando la privacidad de los ciudadanos, precisó Macron. La iniciativa franco-británica está abierta a los países del G-7, a los miembros de la Unión Europea y a Estados Unidos.

Los dos mandatarios asistieron poco después de hablar ante la prensa al partido amistoso entre las selecciones de Francia e Inglaterra celebrado en el Estadio de Francia, un encuentro que se inició con un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los recientes atentados terroristas en Manchester y Londres.