Ir a contenido

Trump acusa a Comey de mentir bajo juramento y le llama "filtrador"

El presidente de EEUU insiste en que no hubo colusión con Rusia y se muestra dispuesto a testificar ante el fiscal especial

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

Trump, en una reunión sobre ciberseguridad en la Casa Blanca el pasado mes de enero.

Trump, en una reunión sobre ciberseguridad en la Casa Blanca el pasado mes de enero. / AP / EVAN VUCCI

Si alguien interpretó el silencio que el jueves mantuvo Donald Trump ante el testimonio en el Senado del cesado director del FBI James Comey como una señal de contención o maduración política se equivocó. Este viernes, el presidente de Estados Unidos se ha desatado y ha acusado a Comey de mentir bajo juramento en su comparecencia. “Algunas de las cosas que dijo simplemente no fueron verdad”, ha asegurado en una rueda de prensa.

Trump ya había madrugado para hablar personalmente a través de Twitter del testimonio de Comey, colgando a las 6.10 horas un mensaje en la red social el que ha dicho sentir “total y completa vindicación pese a tantas declaraciones falsas y mentiras”. En el tuit también llamaba a Comey “un filtrador”, apuntando al hecho de que el exdirector del FBI reconociera que dio a un profesor de derecho las notas que tomó tras sus conversaciones con el presidente para que se las entregara a un periodista de 'The New York Times'.

Ha sido al contestar personalmente a preguntas de la prensa en una comparecencia en el Rose Garden junto al presidente rumano, Klaus Iohannis, cuando Trump ha ido más lejos, aunque sin llegar a un extremo que quizá le pusiera en apuros legales. Ha negado que dijera a Comey que “esperaba que dejara pasar” la investigación de Michael Flynn, el asesor de seguridad nacional que tuvo que dimitir por mentir sobre el contenido de sus conversaciones con altos cargos rusos. Ha negado también que le pidiera nunca "lealtad". El periodista que le preguntaba, entonces, ha lanzado el interrogante directo: ¿Comey mintió? Trump no ha llegado a contestar directamente ni con un sí ni con un no. Solo ha reiterado  “yo no dije eso” ("espero que lo dejes pasar" y "exijo lealtad").

DOS QUEJAS

El reivindicativo Trump ha leído la intervención de Comey como ya hizo la víspera su abogado personal, Mark Kasowitz, y como han hecho también la mayoría de la prensa conservadora y muchos de sus votantes. Ha asegurado que “no hubo colusión” de su campaña con Rusia mientras Moscú interfería en las elecciones estadounidenses. Ha dicho también que “no hubo obstrucción” a la justicia. Y ha insistido en atacar a Comey como un “filtrador”, algo por lo que Kasowitz plantea presentar dos quejas (en el Departamento de Justicia y ante el Comité Judicial del Senado), aunque Comey no pasó información clasificada y ya había sido cesado cuando lo hizo.

La verdad está ahora en el duelo de versiones y la de Comey llegó bajo juramento. Y a Trump se le ha preguntado si él estaría dispuesto a dar su versión igual, a lo que ha contestado: “100%”. También se ha declarado dispuesto a hablar con Rober Mueller, el fiscal especial que investiga la trama de injerencia rusa y la supuesta colusión de su campaña. “Con gusto le diré exactamente lo que acabo de decir”, ha explicado.

Lo que no ha querido responder Trump es la pregunta, de respuesta sencilla, de si existen las grabaciones de sus conversaciones con Comey con las que amenazó tan indirecta como claramente al exdirector del FBI tras cesarle. Solo ha prometido que dirá “algo en breve”. Y ante la insistencia de la prensa en si hay cintas o no ha añadido: “Vais a estar muy decepcionados cuando oigáis la respuesta”.

0 Comentarios
cargando