Ir a contenido

Los atentados de Manchester y Londres dan un vuelco a la campaña electoral británica

La primera ministra Theresa May dice que si es necesario cambiará las leyes que protegen los "derechos humanos" en aras a la seguridad y la lucha antiterrorista, los temas que centran el debate

Begoña Arce

Un policía indica caminos alternativos para sortear la zona del puente de Londres.

Un policía indica caminos alternativos para sortear la zona del puente de Londres. / AP / MARKUS SCHREIBER

El debate sobre la seguridad y la eficacia en la lucha antiterrorista marcan las últimas horas de la campaña electoral británica. El impacto del atentado de Manchester, pero sobre todo, el del puente de Londres, domina encuentros y mítines. De poco han servido los esfuerzos de los conservadores para reconducir el discurso hacia el desafío del ‘brexit’, el plan original de Theresa May. En un mitin de este martes, la primera ministra ha dicho que está dispuesta incluso a cambiar las leyes que protegen los "derechos humanos" si eso sirve para combatir el terrorismo. Como medidas ha mencionado imponer "condenas de cárcel más largas para gente condenada por terrorismo", "hacer más fácil la deportación de sospechosos" y "restringir sus movimientos cuando haya suficientes pruebas de que son una amenaza" pero no lo sean para ser juzgarlos. "Si nuestras leyes de derechos humanos nos lo impiden, cambiaremos las leyes para poder hacerlo", ha concluido.

La disputa sobre la supresión del número de policías y los fallos evidentes cometidos por los servicios secretos con el conocido simpatizante del llamado Estado Islámico, Khuram Butt, uno de los atacantes del sábado, preocupan e inquietan a los electores. A la hora de depositar la papeleta, la pregunta que se harán muchos británicos será simple: ¿Quién es capaz de garantizar mejor mi seguridad y la del país?. El miércoles se descubrió el historial completo de Butt, que iba exhibiendo su adhesión a Estado Islámico. “El más conocido miembro de esa franquicia terrorista en el Reino Unido”, según palabras de un experto en la materia. 

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, admitió que los ciudadanos se cuestionan lo ocurrido. “La gente cuando vea hoy las portadas de los diarios van a decir, ¿pero cómo es posible que hallamos dejado a este tipo o quizás a más escapar de la red? ¿Cómo es posible que saliera en un programa de Channel 4 y cometiera atrocidades como esta? Esa es la pregunta a la que deben contestar el MI5 (los servicios secretos) y la policía”.  

“Reconozco absolutamente que la gente esté preocupada”, declaró May durante una visita a Bangor en el norte de Gales. “El MI5 y la policía ya han anunciado que revisarán cómo actuaron en Manchester y espero que hagan exactamente lo mismo en relación con el puente de Londres”, señaló. “Lo que el gobierno que salga de las elecciones el jueves debe estar dispuesto a hacer, es dar más poderes a la policía y a los servicios de seguridad, cuando los necesiten para combatir el extremismo en la red y aquí en el Reino Unido”.

MENOS EFICACIA

May rechaza que la supresión de 20.000 puestos de policía haya puesto en peligro la seguridad del país. Unos recortes de los que ella es personalmente responsable, porque se realizaron cuando era ministra de Interior. Pero el alcalde de Londres, Sadiq Khan, entró directamente en la disputa y advirtió que esas supresiones afectan y afectarán inevitablemente a la eficacia para prevenir ataques terroristas en la capital. “Con la revisión del gobierno de Theresa May y a consecuencia de los recortes en los presupuestos, hay menos oficiales de policía. Todos los expertos me han dicho que una de las armas de la lucha antiterrorista es la fantástica policía en la comunidad, que recibe información de los miembros de la comunidad y nos ayuda a mantenernos a salvo. No hay duda de que menos policías significa más peligro”.

Khan, laborista, pero distanciado del líder Jeremy Corbyn, lamentó que no sólo se ha visto reducida la plantilla policial en los últimos cinco años. El plan de May es seguir recortando el número de agentes en los próximos cuatro años. El alcalde calcula que las supresiones podrían afectar a entre 3.000 y 12.000 oficiales, lo que significaría entre el 10 y el 40% de toda la fuerza policial. “Los planes de los conservadores suponen otros 400 millones de cortes para la Policía Metropolitana”, declaró a la BBC. “Simplemente no estoy dispuesto a quedarme de brazos cruzados y dejar que esto suceda”.

SERVICIOS DE INTELIGENCIA

De acuerdo con un estudio realizado para el diario 'The Guardian' con votantes indecisos, los problemas de seguridad y terrorismo figuran a la cabeza de las preocupaciones de algunos de ellos, si bien no parece que ninguno de los grandes partidos salga favorecido. BritainThinks que ha llevado a cabo el trabajo constata que la reacción frente a cada uno de los dos últimos atentados ha sido diferente. Mientras el de Manchester Arena causó shock y rechazó, la respuesta al ataque de Londres ha sido más política, frente a la amenaza del terrorismo.

El líder laborista Jeremy Corbyn también espera un informe sobre los atentados de Manchester y Londres “para determinar si hacen falta más recursos para  prevenir que este tipo de cosas vuelvan a pasar”. Tim Farrow, líder de los liberales demócratas considera que “la cuestión no es nuevos poderes para los servicios de inteligencia, sino darles los recursos para mantenernos seguros”. Para Paul Nuttall, líder del UKIP, “el extremismo islámico es un cáncer en nuestra sociedad, que hay que eliminar”.