Ir a contenido

TENSIÓN EN EL GOLFO

Arabia Saudí y sus aliados árabes rompen con Qatar al que acusan de financiar el terrorismo yihadista

El pequeño y rico país del Golfo, que ha quedado prácticamente aislado por tierra y mar, califica de "calumnias" las acusaciones de Riad

Ana Alba

Siete países rompen relaciones con Qatar por apoyar al terrorismo. / ATLAS VÍDEO

Dos semanas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamara a 50 países árabes y musulmanes a combatir "el extremismo islámico" en la capital saudí, la guerra entre los países del Golfo ha estallado supuestamente por esta cuestión.

Países del Golfo encabezados por Arabia Saudí, junto a Estados árabes del norte de África, han acusado hoy lunes a Qatar de “apoyar el terrorismo”, “interferir en asuntos internos” ajenos y “desestabilizar Oriente Medio” y han roto sus relaciones diplomáticas con el pequeño país.

Riad ha instigado la ofensiva anti-qatarí junto a Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto -a quien paga una parte de sus facturas-, su satélite Bahréin, el gobierno yemení de Abdrabbo Mansur Hadi (que vive en Arabia Saudí) y el del este de Libia (apadrinado por EAU). A ellos se ha sumado Maldivas.

Aseguran que Qatar “ha apoyado a organizaciones terroristas (…) como los Hermanos Musulmanes, el Estado Islámico y Al Qaeda". Dicen que respalda a Irán y a los grupos que alenta en la provincia saudí de Qatif, de mayoría chií, y en Baréin. Teherán también impulsa a los rebeldes hutís del Yemen, contra los que lucha una alianza árabe liderada por Riad en la que participaba Qatar hasta que hoy ha sido expulsado.

Además, culpan a la monarquía qatarí de no cumplir con los acuerdos entre los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), compuesto por EAU Kuwait, Qatar, Omán, Baréin y Arabia Saudí.

países que han suspendido relaciones con Catar

Qatar ha negado estas “calumnias injustificadas” cuyo objetivo es “poner al estado bajo tutela”. El país, dirigido por el emir Tamim ben Hamad al Zani “no interfiere en asuntos ajenos” y “lucha contra el terrorismo y el extremismo”, ha afirmado Doha. 

La ruptura de relaciones diplomáticas y la retirada de embajadores de Qatar, va acompañada del cierre de fronteras terrestres y marítimas. Arabia Saudí es el único país que linda por tierra con Qatar y la medida afectará a las importaciones qatarís de alimentos.

Las compañías aéreas de los Estados aliados contra Doha -entre ellas Etihad Airways, de EAU, y Gulf Air, de Baréin- han suspendido todos sus vuelos a Qatar, cuya compañía, Qatar Airways, ha tenido que cambiar numerosas rutas. La bolsa de Qatar ha caído un 7,58% a su apertura.

Esta crisis es la más grave que se produce entre Qatar y sus vecinos, pero no la primera. En 2014, EAU, Arabia Saudí y Baréin retiraron a sus embajadores de Doha durante ocho meses en protesta por las críticas de la cadena de televisión qatarí Al Jazeera al presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, que lideró el golpe de Estado que depuso al islamista de los Hermanos Musulmanes Mohamed Mursi, apoyado por Qatar.

DECLARACIONES POLÉMICAS

La tensión entre los países del Golfo ha crecido en los últimos días a raíz de las declaraciones atribuidas por la agencia de prensa qatarí, QNA, a Al Zani en las que calificó a Irán de “potencia islámica regional a la que no se puede ignorar” y definió como “movimientos de resistencia legítimos” al grupo palestino islámico Hamás y al libanés chií Hizbulá, que en Siria lucha junto a Irán y el régimen sirio.

Riad y EAU consideran a Hizbulá, los Hermanos Musulmanes y Hamás (rama de estos) como “organizaciones terroristas”. Qatar acogía a diversos líderes del grupo palestino que hoy han salido del país.

Doha desmintió las presuntas declaraciones de Al Zani y aseguró que eran fruto de un ataque cibernético contra la QNA. Pero los medios saudís y emiratís lanzaron una campaña anti-Doha en la que tildaron a Al Zani de “traidor” y “agente de Irán”.

Este país de mayoría chií es el gran rival de Arabia Saudí -suní wahabí- en Oriente Medio y, junto al grupo yihadista Estado Islámico (EI), se ha convertido en el nuevo “eje del mal”, según afirmó Trump en Riad.

YACIMIENTO DE GAS

Qatar, también suní, se ha aproximado a Irán porque desde 2010 comparten la explotación en sus aguas del enorme yacimiento de gas de South Pars. “El dinero del gas ha dado a Qatar la posibilidad de competir con Arabia Saudí desafiándola al colaborar con su enemigo, Irán”, señala el periodista Javier Martín, autor del libro “La Casa de Saud” sobre el reino saudí.

“Cuando empezaron las primaveras árabes, Qatar siguió la línea de quitar poder a Riad y apoyó financieramente a los Hermanos Musulmanes en Egipto y a movimientos similares en Libia y Siria. No podemos decir que Qatar no financie el terrorismo, apoya a grupos radicales, como los saudís. Pero las implicaciones de Riad con el yihadismo son cada vez más evidentes y trata de poner el foco sobre Qatar y quitarlo de si mismo”, opina Martín.

El analista Firas Ali cree que “la presión sobre Qatar está en línea con los intentos de EEUU de confrontar al islam político. Se usará a Qatar como ejemplo para disuadir a otros actores regionales -libaneses o palestinos- de apoyar al islam político chií o suní”. 

Perfil del país - Qatar Catar

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.