Ir a contenido

Forenses hallan rastros de nuevas desapariciones en rancho de norte de México

EFE

Expertos forenses hallaron restos óseos y pruebas de posibles desaparecidos al revisar un terreno usado por el grupo criminal de los Zetas para exterminar a sus rivales en el norteño estado mexicano de Nuevo León, informaron hoy las autoridades estatales de justicia.

Durante la revisión de este terreno, los forenses hallaron unas esposas enterradas y restos óseos que serán revisadas en los laboratorios para determinar si pertenecen a seres humanos, confirmó un portavoz de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León.

Este predio situado en una zona desértica a unos 40 kilómetros al noroeste de Monterrey, capital de Nuevo León, fue revisado a iniciativa de la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de Nuevo León, indicó su dirigente Leticia Hidalgo.

Los forenses revisaron el predio apoyados por un antropólogo y por un perro adiestrado y acompañados por una decena de familiares de desaparecidos de esta agrupación, indicó Hidalgo.

Los expertos de la Procuraduría ya habían revisado este sitio en los primeros meses del año 2016 cuando localizaron restos óseos que permitieron identificar a 56 personas.

El terreno forma parte de un rancho semidestruido utilizado por los Zetas para incinerar a sus víctimas que asesinaban en los municipios de García, Escobedo, Monterrey y San Nicolás, en el estado de Nuevo León.

La Procuraduría estatal tiene ubicados cinco terrenos que fueron utilizados por los Zetas como "campos de exterminio", en los cuales se han recolectados restos de huesos y de molares incinerados que han permitido identificar a más de 100 personas.

El padrón oficial de desaparecidos en el estado, relacionados con la delincuencia organizada, arroja más de 1.300 entre los años 2007 y 2016.