Ir a contenido

MALESTAR EN EL NORTE DE MARRUECOS

Redadas en el Rif en búsqueda del líder de las protestas sociales

La policía marroquí intentó detener a Naser Zafzafi en una mezquita de Alhucemas, pero se les escapó

Beatriz Mesa

Zafzafi, durante una arenga ante decenas de miles de personas al final de una marcha multitudinaria, en Alhucemas, el 25 de mayo.

Zafzafi, durante una arenga ante decenas de miles de personas al final de una marcha multitudinaria, en Alhucemas, el 25 de mayo. / EFE / MOHAMED SIALI

Vuelve la tensión en la región del Rif, en el norte de Marruecos, después de que varios agentes de la seguridad comenzaran a registrar casa por casa en la ciudad de Alhucemas en búsqueda de Naser Zafzafi, el líder del movimiento popular que desde hace seis meses protagoniza protestas en las calles para reclamar derechos políticos, económicos y sociales.

“Zafzafi se ha escapado. Lo buscan por todas partes. Incluso se están utilizando helicópteros”, denunciaron a EL PERIÓDICO fuentes del activismo rifeño que, por temor a represalias, prefirieron guardar el anonimato. La última pista de Naser Zafzafi se halló este mediodía en una mezquita de Alhucemas, su ciudad natal, donde acudió para cumplir con la oración del viernes.

Según cuentan algunos testigos, el activista se levantó en mitad del sermón para arremeter contra el imán, quien empezó a disuadir a los marroquís a no volver a formar parte de las marchas en las calles de Alhucemas contra la corrupción o la injusticia social. Zafzafi y otros activistas interrumpieron el discurso religioso -esta vez cargado de proclamas políticas pro-gubernamentales- y abandonaron la mezquita. Al parecer, una circular llegada desde Rabat fue destinada a todos los imanes de las mezquitas de la provincia de Alhucemas para convencer a los fieles contra la movilización social

Nada más salir de la mezquita, una fuerte presencia policial y militar en la ciudad de Alhucemas le hizo pensar a Naser en malos presagios y decidió huir. “Se lo llevó en coche otra persona del movimiento y desde su escondite emitió un vídeo que se puede ver en las redes sociales pidiendo a los rifeños que vuelvan a convocar una huelga general pero, eso sí, insiste y mucho, que lo hagan pacíficamente porque él nunca ha querido que deriven las protestas hacia la violencia”, explicaron las mismas fuentes a EL PERIÓDICO.

Hasta este viernes, las multitudinarias manifestaciones que abarcaron no solo la ciudad de Alhucemas sino también los pueblos de los alrededores se habían llevado a cabo sin una directa intervención de los cuerpos y fuerzas de seguridad. Incluso el rey Mohamed VI dio la orden a algunos ministros de reunirse esta semana con representantes del movimiento protesta para amainar a través de un proceso de diálogo el ambiente hostil que se respira entre los ciudadanos.

ÓRDENES CONTRA LOS "INTRANSIGENTES"

Sin embargo, no ha habido acuerdo con los activistas y el Estado ha dado la orden para llevar a cabo una redada contra los activistas calificados de más “intransigentes”. Mohamed Jellul fue de los primero detenidos, junto con su hijo. Salió de la cárcel hace dos meses tras cumplir una condena de cinco años por su participación en el movimiento protesta 20 de febrero del 2011 que la región del Rif ha vuelto a recuperar estos últimos meses ante la ausencia de políticas sociales y económicas. 

Fuentes asociativas del Rif añadieron: “Nuestras reivindicaciones son claras: que el Rif se desmilitarice (en 1958, Hassan II mandó a militarizar la región del Rif tras el estallido de una rebelión); que se levante una universidad para evitar la emigración de nuestros habitantes a otras ciudades y un hospital especializado en oncología”, ya que esta región alberga las tasas más altas de mortalidad por cáncer.

Temas: Marruecos Magreb