Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL REINO UNIDO

La investigación busca vínculos del atentado de Manchester con otros en Europa

El terrorista viajó tres veces a Alemania, la última cuatro días antes de la masacre

El explosivo era del mismo tipo que en los atentados de París y Bruselas

Begoña Arce

Una multitud observa un minuto de silencio en St Anns Square, en el tributo a las víctimas, en Manchester, el 25 de mayo.

Una multitud observa un minuto de silencio en St Anns Square, en el tributo a las víctimas, en Manchester, el 25 de mayo. / AFP / BEN STANSALL

Salman Abedi viajó a Alemania poco antes de llevar a cabo el atentado en el Manchester Arena. El motivo del viaje se desconoce. Los investigadores creen que el terrorista suicida podría formar parte de una red internacional de extremistas islámicos, relacionada con otros ataques en Europa. La bomba detonada por Abedi estaba confeccionada con el mismo tipo de explosivos que se utilizaron en los atentados de París y Bruselas, según fuentes de Estados Unidos. Las pesquisas de los investigadores se centran también en las conexiones libias del terrorista.

Las autoridades alemanas confirmaron que Abedi voló a la ciudad de Düsseldorf cuatro días antes del atentado. Previamente había realizado al menos otros dos viajes a Alemania. En uno de ellos visitó Fráncfort, el centro financiero del país. La policía está indagando si Abedi tenía cómplices en el país germano, donde el tunecino Anis Amri acabó con la vida de 11 personas en Berlín, arrollando con un camión robado a quienes se hallaban en un mercadillo navideño.

El jueves, cuando se cumplía el tercer día de la investigación del atentado en el Manchester Arena, eran ocho los sospechosos detenidos relacionados con el atentado. A ellos hay que sumar el arresto en Libia del padre y el hermano menor de Abedi. El hermano mayor está bajo custodia en Inglaterra desde el martes. El jefe de la policía de Manchester, Ian Hopkin, calificó de “significativas” las detenciones y los numerosos registros realizados hasta ahora. “Quiero tranquilizar al público, diciéndoles que las detenciones que hemos realizado son significativas y que en los registros iniciales de los inmuebles hemos encontrado material que creemos es muy importante para la investigación. Llevará varios días completar los registros”, afirmó.  

Abedi también viajó hace tres semanas a Trípoli, en teoría para ver a su familia. Su padre Ramadan fue miembro del Grupo Islámico Combatiente Libio (Gicl), contra el régimen de Gadafi. La organización quedó prohibida en el 2005 en el Reino Unido por ser considera terrorista. Su hermano menor, Hashem, está acusado de vínculos con el Estado Islámico y preparaba un atentado en Libia, según las autoridades de aquel país. Hashem supo que Salman iba a llevar a cabo un ataque en Manchester. Pocas horas antes de inmolarse matando a 22 personas e hiriendo a más de 60, Abedi llamó a su madre, Samia Tabbal, según ha contado un agente antiterrorista libio a la BBC. La mujer, que es científico nuclear, temía que su hijo se hubiera radicalizado y en una ocasión llegó a esconderle el pasaporte.

LA HIPÓTESIS DE LA VENGANZA

En declaraciones al 'Wall Street Journal', su hermana Jomana afirma que Salman habría perpetrado el atentado por venganza, al ver como los americanos mataban con sus bombas a niños en Siria. Un país en el que habría estado, según el Gobierno francés, y donde pudo recibir entrenamiento militar.

Un próximo a la familia también alude a la venganza como motivo, pero esta vez por la muerte de un amigo, Addul Wahab Hafidh, que falleció hace un año tras ser atropellado y apuñalado en lo que Abedi consideró como un crimen de odio racista. El proceso contra los agresores está en marcha. “Me acuerdo que en el funeral, Salman juró que se vengaría”, afirma esa fuente, que prefiere permanecer en el anonimato. Un trabajador de la comunidad musulmana habría contactado hace ya años en dos ocasiones a la policía, alarmado por el extremismo de Abedi, avisos que las autoridades británicas no han querido confirmar. 

LA CONFECCIÓN DE LA BOMBA

Los detectives están investigando las conexiones del terrorista dentro de la comunidad libia en Manchester. La principal preocupación de la policía y los servicios de seguridad es dar con quienes confeccionaron la bomba. De momento siguen en libertad y es muy posible que se mantenga el estado de alerta terrorista máxima hasta que no sean capturados. El temor a un nuevo atentado es real. Este fin de semana, con un lunes festivo, hay previstos varios eventos deportivos multitudinarios.

La dirección de la sanidad pública (NHS) ha puesto en alerta a 27 de los más importantes hospitales con departamentos de grandes traumatismos, en previsión de un posible ataque. Policías fuertemente armados están patrullando por primera vez en los trenes de la red nacional de ferrocarril. “Con los oficiales armados a bordo queremos garantizar la seguridad de los pasajeros en los trenes, en la medida de lo posible”, ha señalado el responsable de la Policía Británica de Transporte, Paul Crowther.

0 Comentarios
cargando