Ir a contenido

Las vidas truncadas en el atentado de Manchester

Estas son las historias de las víctimas identificadas hasta el momento

POL GUSTEMS / MANCHESTER

VÍDEO: ATLAS

Las historias personales de las 22 víctimas del atentado de Manchester se van revelando a medida que se conocen sus nombres y se oficializan sus defunciones. La policía ha confirmado este miércoles que todos los fallecidos han podido ser identificados, aunque a esta hora solo se conoce públicamente la identidad de 14 de ellos. Las tareas forenses pueden llevar de cuatro a cinco días, según el comunicado policial. El estadio del Manchester City, el Etihad, fue el sitio de acogida durante el martes de las personas que esperaban noticias de sus familiares desaparecidos.

SAFFIE ROSE ROUSSOS. 8 años (Lancashire)

La más joven de las víctimas fue al concierto con su madre y su hermana mayor, que resultaron heridas y permanecen hospitalizadas. La directora de su escuela primaria, en Tarleton, ha relatado el tremendo choque sufrido por sus allegados: “Era querida por todos. Recordaremos su cariño y amabilidad. Era una niña preciosa en todos los sentidos de la palabra”.

OLIVIA CAMPBELL. 15 años (Bury)

Su madre, Charlotte, la buscó desesperadamente durante todo el martes. Apareció en las televisiones desconsolada, ofreciendo una de las imágenes más impactantes después del ataque. Tenía la esperanza de encontrarla entre los heridos. “Descansa en paz, mi preciosa niña. Se te han llevado demasiado pronto los ángeles. Sigue sonriendo. Tu madre te quiere”, ha escrito en Facebook.

GEORGINA CALLANDER. 18 años (Lancashire)

Fue una de las primeras víctimas trasladadas al hospital, donde no pudieron salvarla. En un comunicado oficial, su instituto, donde cursaba el segundo año de un grado de salud y cuidado social, ofrece un programa de terapia a la familia. El Bolton Football Club, donde jugó Georgina en el 2010 en la categoría sub-11, guardará un minuto de silencio en el próximo partido de su equipo femenino. Las jugadoras llevarán un brazalete negro.

JOHN ATKINSON. 28 años (Radcliffe)

John fue descrito por sus allegados como un “gentleman”. Se ha abierto una página de recogida de fondos para ayudar a la familia a costear su entierro. Este es el comunicado de sus vecinos: “Conocemos la voluntad de la gente de Radcliffe. Por favor, donad generosamente para ayudar a la familia. John era uno entre un millón, querido por tantos”.

KELLY BREWSTER. 32 años (Sheffield)

Su fotografía ha aparecido en los tabloides junto al título de 'heroína'. Protegió con su cuerpo a su hermana Claire y su sobrina Hollie, ambas hospitalizadas. Claire tiene la mandíbula rota, y Hollie, las dos piernas rotas, ha confirmado la família. El marido de Kelly escribió esta nota en Facebook: “Era más feliz que nunca y teníamos muchos planes juntos. My hija Phoebe está desolada, como todos nosotros”.

ANGELIKA y MARCIN KLIS (polacos)

La pareja, residente en el Reino Unido, esperaba recoger a sus dos hijas del recinto. Unas horas antes se fotografiaron paseando por Exchange Square, en el centro de la ciudad, a 5 minutos del Manchester Arena. El Ministerio de Asuntos Exteriores polaco ha confirmado sus muertes. Sus hijas salieron ilesas. 

ALISON HOWE y LISA LEES. 45 y 47 años (Oldham)

Ambas madres esperaban en el vestíbulo a sus hijas, quinceañeras, cuando fueron víctimas del atentado suicida. El hijo de Alison, Jordan, ha escrito: “Nos han quitado a una madre magnífica”. 

La muerte de Lisa fue confirmada por su hermano: “Lisa se ha ido, nunca la olvidaré. Te quiero. Te echaré de menos”.

MARTYN HETT. 29 años (Stockport)

La suya fue una de las primeras imágenes que inundaron las redes sociales. Russell Hayward, su pareja, confirmó su muerte: “Anoche recibimos la noticia que nuestro icónico y bello Martyn no sobrevivió. Se fue de este mundo tal como lo vivió, en el centro de atención”.

Martyn era relaciones públicas y había aparecido en distintos programas de televisión británicos. Se había despedido de sus amigos y familiares en los últimos días porque se marchaba dos meses de viaje a Estados Unidos.

NELL JONES. 14 años. (Chesire)

Había acudido al concierto con muletas tras haber sufrido una lesión de ligamentos. Su tutor, David Wheeler, la ha descrito de la siguiente forma: “Una chica popular, que siempre estaba sonriendo. Para sus compañeros es como si hubieran perdido a una hermana. Hemos hecho seis asambleas para contar la noticia a los alumnos. Están todos llorando”. Su amiga Freya Lewis, con la que acudió al concierto, está en condición estable después de diez horas y media de operación.

JANE TWEDDLE-TAYLOR. 51 años (Blackpool)

Había ido a recoger a la hija de una amiga. Se separó de su acompañante antes de la explosión para acercarse a la zona de salida del concierto y no volvió. Era recepcionista en la South Shore Academy de Blackpool. Su directora, Jane Bailey, ha explicado que todos los que la conocían en la escuela están desolados: “Era la cara pública de la escuela y nos representaba de forma magnífica”. Su pareja, Mark Taylor, ha contado que era “uns señora adorable, madre de tres hijas, que caía bien a todo el mundo, especialmente en la comunidad donde trabajaba”. 

SORRELL LECZKOWSKI. 14 años (Leeds)

Asistió al concierto con su madre, su abuela y su hermana, las dos primeras hospitalizadas. La abuela de Sorrell ha sido sometida a una operación de 15 horas para retirarle metralla del cuerpo. Su hermana es la única de la familia que resultó ilesa.

UNA POLICÍA 

El jefe de la policía de Manchester, Ian Hopkins, ha confirmado que una de las fallecidas es una agente, de quien no se ha divulgado la identidad. Acudió al Manchester Arena con su marido, en estado grave, y sus dos hijos, heridos.

MICHELLE KISS. 45 años. (Lancashire)

Después del atentado, una de las primeras fotografías desgarradoras tenía como protagonista una niña pequeña envuelta en una manta que recibía un abrazo de una agente de policía. Su madre, Michelle, estaba desaparecida. La familia ha difundido un comunicado confirmando su defunción: “Estamos todos devastados por la pérdida. La familia era su vida. Nos la han quitado de la forma más traumática posible”.