Ir a contenido

PRIMER VIAJE DEL JEFE DEL ELÍSEO FUERA DE LA UE

Macron pide una mayor implicación europea en Mali

El presidente francés subraya el compromiso militar de Francia en la lucha contra el yihadismo

Eva Cantón

Macron posa con las tropas francesas en Mali.

Macron posa con las tropas francesas en Mali. / AP / CHRISTOPHE PETIT TESSON

Desde su llegada al Elíseo, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha multiplicado los gestos que acentúan el papel que concede a las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad y proseguir la lucha contra el terrorismo en un país que vive bajo estado de emergencia desde los atentados del 13 de noviembre del 2015.

Macron eligió un vehículo militar para recorrer los Campos Elíseos el pasado 14 de mayo durante el acto de investidura; presidirá semanalmente un Consejo de Defensa al término del habitual Consejo de Ministros y ha elegido Mali para su primer desplazamiento fuera de la Unión Europea.

El nuevo presidente ha visitado este viernes la base militar francesa de Gao, situada en el norte del país africano. Desde agosto del 2014 Francia tiene desplegados allí 1.700 soldados en el marco de la operación Barkhane, epicentro de la lucha contra el yihadismo en la región del Sahel en la que están implicados un total de 4.000 soldados repartidos en cinco países (Mali, Burkina Faso, Niger, Chad y Mauritania).

Barkhane es heredera de la operación Serval lanzada por François Hollande en enero del 2013 después de que grupos yihadistas amenazaran el poder de Bamako tomando el norte del país. Macron ha confirmado este viernes que dará continuidad a la política de su predecesor, al afirmar que mantendrá el compromiso militar francés, pero ha reclamado una mayor implicación de sus socios europeos, especialmente de Alemania.

“Francia está a vuestro lado desde el principio y seguirá estándolo en la lucha contra el terrorismo”, ha dicho Macron en una conferencia de prensa junto a su homólogo maliense Ibrahim Boubacar Keïta.

“En el marco de nuestros compromisos en Africa, mi voluntad en el terreno militar es reforzar nuestra cooperación europea y, sobre todo, con Alemania”, ha agregado el jefe del Estado francés. Consciente de los problemas de Berlín para aportar tropas, Macron piensa que esa cooperación puede materializarse aportando recursos o apoyo logístico.

UNA EUROPA DE LA DEFENSA

La estabilización de la región está lejos de haber culminado porque zonas enteras escapan al control del Ejército maliense, las tropas francesas y los efectivos de las Naciones Unidas. Las palabras se pueden leer también como un argumento de peso para caminar hacia una mayor integración europea en materia de Defensa.

Al esfuerzo militar, Macron ha añadido los 470 millones de euros que la Agencia Francesa de Desarrollo invertirá en Mali en proyectos de educación, infraestructuras y sanidad. Acompañado por la ministra de los Ejércitos, Sylvie Goulard, el titular de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, y el director de la Agencia Francesa de Desarrollo, Remy Rioux, el presidente ha rendido homenaje al Ejército francés a través de las tropas desplegadas en Mali. “Mi confianza en vosotros es total”, les ha dicho.