Egipto toca fondo

El país sufre violencia yihadista y el hundimiento de su frágil economía con la cuarta parte de sus habitantes vive bajo el umbral de la pobreza

El férreo régimen de Abdelfatá al Sisi reprime a cualquier voz discordante y comete graves violaciones de los derechos humanos

Centenares de personas protestan durante el funeral por los coptos fallecidos el domingo en los choques contra militares en el centro de El Cairo.

Centenares de personas protestan durante el funeral por los coptos fallecidos el domingo en los choques contra militares en el centro de El Cairo. / EFE / Mohamed Omar

3
Se lee en minutos
ANA ALBA / JERUSALÉN

En enero del 2011 estalló la revolución en Egipto contra el régimen del presidente Hosni Mubarak, que había gobernado el país con mano de hierro durante tres décadas. Un alud de manifestantes tomó la plaza Tahrir de El Cairo y las calles de otras ciudades egipcias y derrocó al dictador. La revolución parecía haber triunfado.

Pero  seis años después, Egipto se encuentra aprisionado por una nueva y férrea dictadura. Bajo la batuta del general Abdelfatá al Sisi, hay una fuerte represión contra cualquier voz discordante, terribles violaciones de los derechos humanos, la economía se ha hundido, la cuarta parte de los egipcios vive bajo el umbral de la pobreza y el país sufre la violencia de grupos yihadistas vinculados al Estado Islámico (EI).

 Los cristianos coptos, que representan el 10% de la población egipcia, de unos 92 millones de personas, se han convertido en objetivo yihadista. Los últimos ataques se produjeron el pasado 9 de abril. En plena celebración del Domingo de Ramos, dos suicidas se inmolaron en dos iglesias llenas de fieles coptos en Tanta y Alejandría, mataron a 45 personas e hirieron a un centenar. 

La violencia yihadista en Egipto tiene su epicentro en la península del Sinaí, especialmente en el norte. El grupo armado Wilayat Sinai (Provincia del Sinaí), que declaró su adhesión a los yihadistas del EI, ha reivindicado muchos de los ataques que se han cometido en Egipto.

REPRESIÓN DE LA HERMANDAD

Sisi asegura que los Hermanos Musulmanes están vinculados a los yihadistas, acusación que ellos niegan. El Gobierno egipcio ha ejercido una dura represión contra la Hermandad, de la que surgió Mursi. El grupo fue ilegalizado y sus líderes y centenares de seguidores encarcelados y condenados a muerte o a cadena perpetua en procesos judiciales que no reúnen los requisitos internacionales y que pueden durar años.

“Los opositores y los que critican al gobierno sufren arrestos arbitrarios y se les acusa de incitación a las protestas, terrorismo, pertenencia a grupos prohibidos como los Hermanos Musulmanes o el Movimiento Juvenil 6 de Abril. Entre los detenidos hay muchos defensores de los derechos humanos”, denuncia Amnistía Internacional (AI). Se han registrado numerosas desapariciones forzosas de activistas arrestados por la policía, así como torturas en interrogatorios .

ESTADO DE EMERGENCIA

Las fuerzas egipcias han efectuado operaciones contra grupos armados en el Sinaí. Una parte de esta península se encuentra desde hace tiempo en estado de emergencia, medida que ahora rige en todo Egipto y estará vigente hasta principios de julio y podrá renovarse. Esta ley -que imperó en la época de Mubarak- otorga a Sisi poderes extraordinarios para imponer censura, decretar toque de queda, investigar comunicaciones y establecer tribunales especiales. 

En aras de la lucha contra el terrorismo y para tapar los fallos policiales en casos como los ataques de Tanta Y Alejandría, se teme que la represión sea aún mayor. “Las autoridades egipcias han restringido duramente el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica en la ley y en la práctica. Periodistas, activistas y otros se han enfrentado a arrestos, persecución y encarcelamiento”, alerta AI.

“El régimen de Sisi no será capaz de encontrar una solución política a la situación en Egipto mientras los islamistas y los liberales estén en las cárceles y no formen parte del panorama político”, opina el analista Mohamed Soliman.

VIOLENCIA EN EL SINAÍ

“El EI está aumentando los ataques contra los cristianos. Está claro que tiene apoyo de algunas familias y tribus en el norte del Sinaí y que se está produciendo una radicalización entre los presos políticos en las cárceles a través de los yihadistas”, comenta el analista.

La inestabilidad general del país ha hundido su frágil economía. El turismo, una de sus principales fuentes de ingresos, empezó a decaer con el inicio de la Revolución y luego se recuperó moderadamente. Pero ataques como el que en octubre del 2015 mató a 224 pasajeros de un avión ruso en el Sinaí volvieron a situarlo en niveles muy bajos. Los mismos factores han provocado la caída en picado de las inversiones extranjeras.

Noticias relacionadas

“Económicamente, Egipto ha perdido dos fuentes principales de ingresos: el turismo y las transacciones egipcias en el extranjero y se enfrenta a una estanflación (inflación y recesión) y a crecientes préstamos extranjeros y locales. Estos factores están suponiendo para Egipto un serio revés”, subraya Soliman.

Sisi ha intentado maquillar la grave crisis con obras faraónicas como la ampliación del Canal de Suez, inaugurada en verano del 2015. El mariscal pretendía demostrar a sus aliados occidentales, de cuyo beneplácito goza, que Egipto es más estable bajo su dominio.

Temas

Egipto