PURGA EN LA ADMINISTRACIÓN DE EEUU

Las razones no oficiales de la Casa Blanca para despedir al director del FBI

La investigación sobre los supuestos contactos del Kremlin con la campaña de Trump queda en el aire tras la destitución fulminante de James Comey

James Comey, en una audiencia en el Senado, en Washington, el 3 de mayo.

James Comey, en una audiencia en el Senado, en Washington, el 3 de mayo. / AP / CAROLYN KASTER

2
Se lee en minutos

Medios estadounidenses, tras publicar los motivos esgrimidos por la Casa Blanca para destituir al director del FBI, han especulado con otras razones no oficiales que podrían haber llevado a Donald Trump a fulminar a James ComeyNewsweek, por ejemplo, ha llegado a la conclusión de que Comey no gusta para nada al presidente de EEUU, a quien ha puesto en evidencia y que, además, sabe algo sobre los supuestos contactos de Rusia con su equipo de campaña.

1- SABE ALGO SOBRE RUSIA

Evidentemente, la gran cuestión en el aire tras el despido de Comey es la investigación en curso sobre si personas asociadas a la campaña de Trump mantuvieron contactos con Rusia durante las elecciones. Comey confirmó la investigación en marzo. "Abordamos este trabajo de una manera abierta e independiente, y nuestros investigadores expertos lo acabarán lo antes posible, pero siempre lo harán bien sin importar el tiempo que tarden", afirmó, según la transcripción de sus declaraciones. "Se lo puedo prometer, seguiremos los hechos hasta dondequiera que conduzcan", declaró.

El candidato de Clinton a la vicepresidencia, Tim Kaine, cayó de inmediato en la cuenta tras conocerse la noticia del despido de Comey. En Twitter, Kaine escribió: "El despido de Comey por parte de Trump muestra cómo está asustada la Administración por la investigación de Rusia".

2- A TRUMP NO LE GUSTA COMEY

Noticias relacionadas

A juzgar solo por sus tuits, el presidente y Comey han mantenido una relación rocosa. Como ha relatado Axios, Trump criticó primero a Comey 'online' en julio después de la fatídica rueda de prensa en la que este recomendó cerrar la investigación sobre los 'emails' de la candidata demócrata Hillary Clinton, entendiendo que no debía ser procesada. Trump utilizó el 'hashtag' #RiggedSystem (Sistema manipulado). En octubre, cuando Comey reveló indagaciones en marcha sobre nuevos 'emails', Trump pareció entusiasmado. Pero en noviembre, cuando el director del FBI declaró que en realidad no se había hallado material que justificara los cargos, el péndulo volvió a balancearse.

3- COMEY LE AVERGONZÓ

El presidente Trump acusó recientemente a su precedesor, Barack Obama, de grabar sus conversaciones teléfonicas durante la campaña electoral para la Casa Blanca. Comey desmintió la acusación, explicando que Obama no podía ordenar que alguien espiara a nadie sin control. "No tengo ninguna información que apoye estos tuits, y hemos buscado cuidadosamente dentro del FBI", afirmó Comey en marzo. "El Departamento de Justicia me pidió que compartiera con ustedes que la respuesta es la misma para el Departamento de Justicia y todos sus integrantes. El departamento no tiene ninguna información que apoye estos tuits", añadió.