Ir a contenido

TENSIÓN ENTRE LA UE Y LONDRES

Bruselas exige garantías "de por vida" para los europeos residentes en el Reino Unido

Michel Barnier: "Algunos han creado la ilusión de que el 'brexit' no tendrá impacto, será rápido y sin dolor. No es cierto"

Silvia Martinez

Michel Barnier, en la rueda de prensa de este miércoles, en Bruselas.

Michel Barnier, en la rueda de prensa de este miércoles, en Bruselas. / AFP / JOHN THYS

El negociador jefe de los 27 para el brexitMichel Barnier, encara el divorcio entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido como si fuera a subir una montaña: paso a paso, evitando accidentes y guardando el aliento suficiente para llegar a la cima que es el 'brexit'. Su primera tarea en este "complicado" proceso será lograr garantías de que los ciudadanos europeos que hayan residido, residan o vayan a hacerlo en Reino Unido antes de que el país abandone la UE puedan mantener “de por vida” sus derechos.

“Algunos han creado la ilusión de que el 'brexit' no tendrá impacto material en nuestras vidas y que las negociaciones serán rápidas y sin dolor. No es cierto. No es el caso. Necesitamos buenas soluciones. Necesitamos precisión legal y esto llevará tiempo”, ha recordado tras la adopción de un endurecido mandato negociador –una recomendación y un anexo más técnico- que responde a las instrucciones políticas dadas el pasado sábado por los 27 jefes de estado y de gobierno.

Su principal prioridad serán los derechos de los más de 3,2 millones de europeos que residen en Reino Unido y del 1,3 millones de británicos que lo hacen en el continente. El mandato detalla que no solo deberá protegerse –recíprocamente- a aquellos que residen actualmente. También blinda a los que residieron y trabajaron en el pasado, a los que lo harán hasta que se consume el divorcio –el 30 de marzo de 2019- así como a sus familias, que deberán recibir garantías “de por vida”.

LOS DERECHOS A PROTEGER

Entre los derechos: residencia permanente para estudiantes, pensionistas, trabajadores asalariados y autónomos, acceso al mercado laboral, a educación, sanidad, reunificación familiar, a exportar los derechos sociales adquiridos, beneficios de desempleo, pensión o al reconocimiento de diplomas. Como garante, el Tribunal de Justicia de la UE, la corte de la que Londres quiere librarse a toda costa.

Otro elemento importante, además de la cuestión de las fronteras de Irlanda, será la transparencia. Londres quiere negociaciones lejos de luces y taquígrafos. Bruselas ya ha dicho que publicará todos los documentos y que actuará con transparencia. “Puede ayudar a que haya un debate público constructivo”, ha dicho Barnier prometiendo mantener “la cabeza fría”, no dejarse llevar ni por emociones ni hostilidades, y defender “sin agresividad y sin ingenuidad los intereses de los 27 y el mercado único”.

MAY ATACA A BRUSELAS

La aprobación de las instrucciones se produce en un clima enrarecido y de mucha tensión entre Londres y Bruselas, tras una cena de trabajo la semana pasada entre la británica Theresa May y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que terminó en desastre y que hizo que el democristiano luxemburgués saliera “10 veces más escéptico” de lo que entró.

Un clima que empeora por momentos y es que May ha reaccionado con cólera al mandato negociador arremetiendo contra la UE y acusándole de intentar influir en las elecciones generales británicas del 8 de junio. “Políticos y funcionarios europeos han lanzado amenazas contra el Reino Unido. Todos estos actos se han programado de manera deliberada para influir en las elecciones generales”, ha advertido en el arranque de la campaña electoral británica. “Algunos en Bruselas no quieren que las negociaciones sean un éxito”, ha acusado.

Secuencia de la negociación

La próxima etapa en el proceso será la adopción por parte de los 27 del mandato negociador en la reunión del 22 de mayo. A partir de entonces, la UE estará lista para empezar a poner en marcha la primera fase de las negociaciones aunque calcula que tendrá que esperar a mediados de junio, tras las elecciones británicas del 8 de junio. Según la secuencia prevista, si se consiguen “progresos suficientes” sobre los tres temas clave –dinero, derechos e Irlanda- Londres y Bruselas podrían pasar a la segunda fase –incluida la futura relación comercial- entre octubre y diciembre de 2017.

0 Comentarios
cargando