19 feb 2020

Ir a contenido

TURQUÍA

Erdogan regresa al partido que fundó

La Constitución no permitía que el presidente turco formara parte de un grupo político hasta que fue reformada en el referéndum del 16 de abril

Javier Triana

Erdogan llora de emoción en la ceremonia de su reingreso en el AKP. 

Erdogan llora de emoción en la ceremonia de su reingreso en el AKP.  / AFP

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha regresado este martes a su “amor” y su “pasión”, las filas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista), que cofundó en 2001 y que se mantiene en el poder desde 2003.

“Vuelvo hoy a mi partido, mi casa, mi pasión y mi amor. El partido que he fundado y del que tuve que separarme como necesidad constitucional”, ha dicho el mandatario. “Cuando di mi discurso de despedida, dije que aunque [entonces el partido] tuviera solo 13 años, el AKP es un partido portador de la herencia de una marcha sagrada, una causa sagrada que empezó hace siglos”, ha agregado.

“Aunque parecieron siglos, estoy especialmente emocionado de que nuestra separación de 979 días ha llegado al final”, ha dicho Erdogan. “Desde luego, esta separación era solo oficial. La distancia entre nosotros era solo un requisito legal. Nuestros corazones estuvieron siempre unidos, siempre lo han estado”, ha apostillado, ya que la constitución del país eurasiático (1982) no permitía que la jefatura del Estado fuera ocupada por un miembro de partido político alguno, por lo que tuvo que deshacerse del carnet del AKP en agosto de 2014, con su ascenso a la Presidencia, por vez primera a través de las urnas. De todos modos, sectores opositores consideraban que seguía manejando los hilos del partido en la sombra.

LA REFORMA

La reforma constitucional aprobada de manera muy ajustada en referéndum el pasado día 16 de abril ha modificado esa norma, una de las que se han puesto en marcha antes de 2019, cuando se aplicarán la mayoría. Entre ellas, la supresión del puesto de primer ministro y la transformación del país en una república presidencialista, con amplios poderes ejecutivos, mayor capacidad para legislar a golpe de decreto presidencial y una mayor influencia sobre la judicatura. De ganar las elecciones en 2019, Erdogan podría acceder a estas nuevas competencias y, merced de estas enmiendas constitucionales, podría incluso llegar hasta 2034 como presidente de Turquía.

El próximo 21 de mayo está previsto un congreso extraordinario del AKP en el que Erdogan pasará con toda probabilidad a ocupar el cargo de secretario general, que ahora mismo ostenta el primer ministro, Binali Yildirim. “Con nuevo entusiasmo y nueva esperanza pondremos al presidente al frente como candidato para el liderazgo”, ha afirmado Yildirim durante la ceremonia de firma de retorno de Erdogan al AKP, celebrada en la sede central del partido en Ankara.