Ir a contenido

LA CARRERA HACIA EL ELÍSEO

Francia se conjura contra el extremismo cara al duelo Macron-Le Pen

El centrista se enfrentará a la ultraderechista en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con el apoyo del resto de candidatos

El dirigente hace un fuerte alegato europeísta y llama a la unidad de los franceses

Marta López

El centrista logra el 23,9 % de los votos y la ultraderechista, 2 puntos menos. / ATLAS VÍDEO

El centrista logra el 23,9 % de los votos y la ultraderechista, 2 puntos menos.
Unos 300 antifascistas se enfrentan a la policía en varios puntos de la capital.

/

Francia se abre a un nuevo horizonte político. Por primera vez en la historia de la V República, las dos familias que se han alternado en el poder, la republicana y la socialista, han quedado eliminadas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. El próximo 7 de mayo, serán el líder de En Marche, Emmanuel Macron, y la  candidata del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, los que se disputarán el Elíseo, en una batalla que la segunda puede dar por perdida porque nada más conocerse el resultado de la primera vuelta, el resto de candidatos han activado, como en el 2002, el Frente Republicano y se han conjurado contra el extremismo y el populismo.

Macron ya tiene puesto un pie en el Elíseo, noticia que sus seguidores y votantes han recibido con euforia incontenida cuando a las 8 los sondeos le han confirmado como ganador de esta primera batalla electoral, que se presentaba totalmente abierta. Con sus banderas y camisetas de colores, durante horas han coreado insistentemente ‘Macron président’, abrazándose, dando saltos de alegría. Euforia que se ha desbordado cuando ha comparecido el candidato, flanqueado por la bandera francesa y la europea, toda una declaración de principios y seña de identidad.

RELANZAR EUROPA

Relanzar la construcción de Europa refundando el proyecto europeo formará parte de las prioridades de Macron, según subrayó en su discurso, en el que prometió ser el presidente de todos los franceses y trabajar por la unidad. “No hay varias Francias, sino la Francia de los patriotas contra la amenaza nacionalista”, dijo en referencia al discurso radical de Le Pen. El flamante candidato llegó acompañado de su mujer, Brigitte, y prometió incorporar a su Gobierno “nuevas caras y nuevos talentos”, a los que no preguntarán de dónde vienen, afirmó.

Macron, un perfecto desconocido hace solo dos años, lograba el 23,5% de los votos con el 90% escrutado. Le Pen cosechaba el 22,07%, y la diferencia crecía lentamente a medida que avanzaba el escrutinio. Llegará a la segunda vuelta con más votos que los que logró en su día su padre, Jean Marie (17,9%), pero había soñado con ser primera. En tercera posición figuraba el candidato de Los Republicanos, François Fillon, con el 19,74%, seguido por el aspirante de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon (19,47%), y, muy distanciado, el socialista Benoit Hamon, que ha llevado a su partido a una derrota histórica, con el 6,2%.

El 7 de mayo se enfrentarán en las urnas las dos almas de Francia, la cosmopolita y moderna que representa el joven Macron, de 39 años, líder de un movimiento político fundado hace justo un año que ha roto las barreras entre izquierda y derecha, y la proteccionista y cerrada que encarna Le Pen, una abogada de 48 años que ha bebido del voto del descontento de las clases más desfavorecidas con una imagen suavizada de su partido, en la forma aunquue no en el fondo.

LOBO CON PIEL DE CORDERO

Porque es el mismo lobo con piel de cordero, los derrotados Fillon y Hamon han llamado a cortar el paso en la segunda vuelta al Frente Nacional, un partido conocido por su “violencia y su intolerancia" con un programa que "llevaría al país a la quiebra y a Europa al caos", ha afirmado el candidato de la derecha, levantando un cerrado aplauso entre los seguidores de Macron. Mélenchon no decía nada todavía a la espera de conocer los resultados definitivos, pero mostraba su decepción por el triunfo de los “mediácratas”.

El profundo deseo de cambio de los franceses no se ha expresado con el apoyo a una fuerza antisistema como la de Le Pen pero sí apartando del poder a los grandes partidos políticos del país, socialistas y republicanos, que juntos no llegan al 30% de los votos. Les ha ganado el candidato que dice que no es "ni de derechas ni de izquierdas”, cuando en realidad es a la vez de izquierdas y de derechas porque es otra cosa. Nueva, atractiva, dinámica, rompedora.

Este domingo, en el palacio de congresos de la Puerta de Versalles, sus seguidores han cantado y bailado y llorado de alegría. Pero le han despedido a ritmo de pop. No con 'La Marsellesa'. Los tiempos han cambiado.

0 Comentarios
cargando