La infancia por el camino

Los niños refugiados se llevan la peor parte, entre el riesgo de permanecer en sus lugares de origen y las condiciones insalubres que hallan en la ruta

Varias oenegés centran sus esfuerzos en proveer alimento, asistencia médica y educación a los menores

Un miembro de la oenegé Proactiva Open Arms rescata a un inmigrante en el Mediterráneo, frente a la costa libiam en octubre del 2016.

Un miembro de la oenegé Proactiva Open Arms rescata a un inmigrante en el Mediterráneo, frente a la costa libiam en octubre del 2016. / AFP / ARIS MESSINIS

3
Se lee en minutos
Javier Triana
Javier Triana

Periodista

ver +

Son los más vulnerables entre los más vulnerables. Huyen de guerra y violencia que no han provocado, sufren sus consecuencias y, en su huida hacia una vida en paz, viven en condiciones lamentables dentro de las fronteras de la propia Unión EuropeaNiños y menores no acompañados suponen una tercera parte de los migrantes que llegan a Europa desde Turquía, mientras que la cifra se ha doblado en un año en el Mediterráneo central, donde ya suman un 14% de los solicitantes de asilo que se embarcarán en un viaje aún más peligroso que el cruce del Egeo.

Aquellos que sortean los controles puestos en marcha a raíz del pacto antimigratorio entre Bruselas y Ankarapacto antimigratorioBruselasAnkara alcanzado hace 13 meses y sobreviven a la travesía en patera, hallan en las islas griegas campamentos saturadosinsalubres, incómodos y que no suelen tener en cuenta las necesidades de los pequeños. Uno de ellos es el centro de detención de Moria, en la isla griega de Lesbos, que ahora opera en régimen abierto y ya no condena a sus ocupantes a un frustrante enclaustramiento.

La coordinadora en Grecia de la oenegé centrada en la infancia Save the Children (StC)Save the ChildrenSimona Mortolini, asegura que “la situación en Moria se está deteriorando rápidamente” dado que está sobrepasada por mucho la capacidad del campamento, lo cual “es extremadamente peligroso para los niños".

ADOLESCENTES VULNERABLES

“Estamos preocupados por su bienestar mental y físico, en especial de aquellos que viajan solos”, apunta Mortolini, en referencia al colectivo adolescente, uno de los más numerosos. Por eso la organización trata de paliar estas necesidades con espacios seguros, alojamientos para menores no acompañados, o gestión de casos vulnerables en las islas griegas, donde hay más de 1.700 niños de los al menos 20.300 niños migrantes presentes ahora en Grecia, según las últimas cifras proporcionadas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Las cosas no son mejores en Vial, el equivalente a Moria en la cercana isla de Quíos. “Los niños aquí están fatal, no hay lugares destinados a ellos específicamente. Hace poco, StC abrió un espacio que ha mejorado estas condiciones, con actividades educativas y de entretenimiento, pero ni los gestores del campamento se preocupan por los críos en absoluto” asegura a 'El Periódico Suhel', un joven de Damasco que vive en Vial a la espera de una respuesta a su solicitud de asilo desde hace un año.

Ese tiempo lo aprovechan algunos adolescentes para aprender, aunque no hay muchas opciones que se lo permitan en esa isla. Eider, una cooperante vasca que imparte clases de inglés y matemáticas a menores de 12 años en adelante en la escuela que la oenegé Be Aware And Share ha levantado en Quíos capital señala que algunos no conocen las operaciones matemáticas más básicas, lo cual denota una falta total de escolarización previa. “También hay otros que lo pillan todo al vuelo y tienen un bagaje cultural importante”, precisa. En su mayoría se trata chavales sirios y afganos que viven en campamentos que han sobrepasado ampliamente su capacidad y apenas ofrecen los servicios más básicos.

MESES EN EL LIMBO

El acuerdo antimigratorio entre Turquía y la UE ha hecho que, en la práctica, muchos se vean condenados a pasar meses y meses en el limbo, a la espera de la tramitación de su solicitud de asilo, mientras no gozan de protección alguna, ni siquiera contra el frío del invierno, ahora ya superado. La desesperación, la inseguridad y la angustia de un futuro incierto han disparado los casos de estrés, de autolesiones y hasta de intentos de suicidio, y hacen temer a distintas organizaciones los efectos a largo plazo que estos puedan tener en sus vidas. El consumo de alcohol drogas también es habitual entre los adolescentes en los campamentos, como pudo constatar 'El Periódico' el pasado mes de diciembre en Atenas.

“He visto un gran cambio en la conducta de mi hijo. Tiene mucho miedo”, asegura Babak, un padre que sobrevivió a un incendio en Quíos y que aparece citado en el informe 'Aumentan las lesiones autoinfligidas y la depresión entre los niños refugiados un año después del acuerdo UE-Turquía', de StC. “Desde el incendio no duerme bien y tiene pesadillas. Tengo los mismos síntomas. A nadie le gusta vivir en estas condiciones”, lamenta.

Noticias relacionadas

CONOCER SOLO LA GUERRA

La situación no es mejor para quienes se ven atrapados en la guerra de SiriaMédicos sin Fronteras y StC han alertado en repetidas ocasiones de las consecuencias psicológicas de la contienda, en particular sobre los menores. “Al menos tres millones de niños menores de 6 años no conocen más que la guerra -indica la psicóloga de StC Marcia Borphy, especializada en la región–, y millones más han crecido asustados bajo la sombra del conflicto. Son la próxima generación, la que tendrá que reconstruir un país hecho añicos: su futuro y el de Siria están en juego”. La gran mayoría del medio millar de entrevistados por la oenegé para el informe por el sexto aniversario de la guerra siria señalan que los niños actúan de manera temerosa y demuestran más nervios a medida que avanza el conflicto.