El uzbeko detenido por el atentado de Suecia tenía una orden de expulsión

Las autoridades informan de la detención de un segundo sospechoso del atentado que acabó con la vida de dos suecos, un británico y un belga

El camión utilizado en el atentado de Estocolmo.

El camión utilizado en el atentado de Estocolmo. / AP / MARKUS SCHREIBER

Se lee en minutos

El supuesto autor del atentado del viernes con un camión en el centro de Estocolmo tenía una orden de expulsión del país desde febrero. Así lo ha confirmado este domingo la policía sueca. El detenido, de nacionalidad uzbeka, hizo una petición de asilo que fue rechazada hace dos meses. Las autoridades suecas informaron también de la detención de un segundo sospechoso en relación con el ataque terrorista, que acabó con la vida de dos suecos, un británico y un belga y que dejó también otras quince personas heridas.

La fiscalía sueca informó en un comunicado de este segunda detención, de la que no proporcionó más detalles, aunque explicó que hay una "sospecha justificada" de que el detenido haya cometido un presunto delito de terrorismo. El primer sospechoso, atrapado pocas horas después del atentado y del que solo se había confirmado que es un uzbeko de 39 años, pidió asilo en Suecia en 2014, pero su petición fue rechazada dos años después por las autoridades migratorias.

Tras no abandonar de forma voluntaria el país, la policía sueca lo buscaba desde finales de febrero para hacer efectiva su expulsión del país, reveló en rueda de prensa Jan Evensson, portavoz de la policía de Estocolmo. La policía sueca también confirmó que se ha identificado a las cuatro víctimas del atentado y que se trata de dos ciudadanos suecos, un británico y una belga. El ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica, Didier Reynders, confirmó que su compatriota fallecida era una mujer de 31 años residente en el distrito de Lembeek, en la ciudad de Halle (centro de Bélgica), y que estaba de viaje en la ciudad escandinava.

MUESTRAS DE SOLIDARIDAD

Miles de personas se volvieron a concentrar este domingo en la céntrica plaza Sergel y sus inmediaciones, a pocos metros del escenario del atentado del viernes en Estocolmo, para enviar un mensaje de esperanza y de paz. La concentración, convocada por el bloguero de origen iraní Damon Rasti a través de las redes sociales, atrajo a una multitud que abarrotó la plaza y las calles colindantes. 

Noticias relacionadas

Muchos de los asistentes llevaban flores, pancartas a favor del amor -en alusión al lema de la manifestación- y banderas suecas, en medio de una fuerte presencia policial y en un ambiente más relajado que el del sábado, cuando también miles de personas desfilaron por la zona para rendir homenaje a las víctimas del ataque.

"Debemos ser solidarios con la gente, todos estamos bajo el mismo paraguas. No vamos a quedarnos en casa como si nada, pensando en que somos víctimas", dijo a Efe Imram, de origen paquistaní, pero que lleva viviendo 32 años en Suecia, adonde llegó de niño.