04 jun 2020

Ir a contenido

La policía apunta a un uzbeko detenido como autor del atentado de Estocolomo

El arrestado, de 39 años, era conocido por la policía sueca, pero no por tener vínculos con el yihadismo, y según algunes medios locales en el camión escondía una bolsa de explosivos

Carles Planas Bou

El camión utilizado en el atentado de Estocolmo.

El camión utilizado en el atentado de Estocolmo. / AP / MARKUS SCHREIBER

Suecia respira una poco más aliviada. Después de que este viernes el país nórdico se conmocionase al ver como un camión arrollaba a la multitud en el centro de Estocolmo causando al menos cuatro muertos y 15 heridos, la policía ha anunciado la detención de un hombre al que se acusa de haber perpetrado este “asesinato terrorista”. El presunto autor es un hombre de 39 años y de nacionalidad uzbeka que, según ha asegurado el director de los servicios de seguridad suecos Anders Thornberg, era conocido aunque no estaba bajo investigación ni se le conocía ningún vínculo con grupos extremistas. “Esa persona ha sido detenida como culpable del ataque”, ha asegurado Lars Bystrom, portavoz de la policía.

El ataque, bien planeado y llevado a cabo en la avenida Drottninggatan, una de las zonas más peatonales de la capital escandinava, podría haber tenido un resultado mucho más trágico. Según ha asegurado Dan Eliason, director general de la policía sueca, las fuerzas de seguridad han encontrado un “dispositivo técnico que no debería estar en el camión” bajo el asiento del conductor. A pesar de la precaución de las autoridades al revelar los primeros detalles de la investigación, la televisión sueca SVT ha citado a fuentes policiales para asegurar que ese dispositivo sería una bolsa llena de explosivos que nunca llegó a detonarse. Los agentes de seguridad han declinado confirmarlo.

Después del impacto por un ataque que desde el primer momento fue calificado por el primer ministro sueco Stefan Löfven de "atentado terrorista", la policía difundió una imagen del presunto autor para ayudar a su captura. Poco después, según avanzó el diario sueco 'Aftonbladet', el hombre fue detenido en un control policial debido a que “su comportamiento llamó la atención”. Los policías encontraron pequeñas heridas en su cuerpo y vidrios rotos en su ropa, lo que condujo a su detención. De los 15 heridos que dejó el ataque, nueve mayores y una niña siguen hospitalizados.

DETENIDO EN UN SUBURBIO

La cautela de la policía y la proliferación de distintas informaciones por parte de los medios suecos hace que aún sea difícil conocer realmente qué hay detrás del atentado. Así, se sospecha que tras estampar el camión contra unos grandes almacenes el presunto autor habría huido de Estocolmo, donde reside, tomando un tren en dirección al norte y que habría sido detenido en un suburbio cerca del aeropuerto. Otros medios apuntan a que hasta dos sospechosos también habrían sido detenidos. Los arrestados se habrían resistido y al menos uno de ellos estaría relacionado con el principal sospechoso. La policía ha descartado confirmarlo.

El ataque con camión del viernes es el quinto de esta índole que golpea al continente europeo en los últimos nueve meses después de los casos de Niza (Francia), Berlín (Alemania), Londres (Reino Unido) y Amberes (Bélgica), éste último sin víctimas mortales. El atentado en Estocolmo siguió el mismo patrón que en los anteriores casos. El autor robó un camión de la empresa de cerveza sueca Spendrups para posteriormente abrirse paso en pleno corazón comercial de su capital. Secuestrar grandes vehículos y estamparlos contra la multitud en lugares especialmente concurridos se ha convertido en el modus operandi de los llamados lobos solitarios, radicalizados por el mandamiento yihadista predicado por Estado Islámico. En más de una ocasión el grupo terrorista ha llamado a los fieles a utilizar los vehículos como armas: "Usar todo lo que se tenga a mano para causar terror”.

Un ataque que puede reforzar a la extrema derecha

La respuesta política al ataque no tardó en hacerse esperar. Stefan Löfven, líder socialdemócrata que gobierna en coalición con los verdes, aseguró que se reforzaría el control en la frontera sueca. “Los terroristas quieren que tengamos miedo y que no podamos vivir normalmente pero nunca podrán vencer a Suecia”, exclamó. Una última encuesta anticipó el pasado 22 de marzo que el partido de Löfven pasaría a ser segunda opción superado por los ultraconservadores antiinmigración de Demócratas Suecos (SD), reforzados después que en 2015 Suecia se convirtiese en el país que aceptó una mayor cuota de refugiados per capita. El atentado puede darles aún más fuerza.