Ir a contenido

Ivanka Trump, la mujer más poderosa de Washington

La hija mayor del presidente de EEUU tendrá oficina en el ala oeste y acceso a información clasificada

Sin cargo oficial ni salario y adscripción "voluntaria" a controles, su ascenso plantea conflictos éticos y de interés

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

Ivanka Trump.

Ivanka Trump. / © KEVIN LAMARQUE / REUTERS

En la Casa Blanca de Donald Trump no hay primera dama al uso dada la reticencia de Melania Trump a meterse en el papel pero sí una "primera hija" que promete llevar el poder de un vástago presidencial a cotas nunca vistas antes. Este lunes se confirmó que Ivanka Trump, la segunda de los cinco hijos del mandatario y su más cercana e influyente confidente, tendrá una oficina en el ala oeste, recibirá carta blanca para acceder a información clasificada y dispondrá también de dispositivos de comunicación electrónica aprobados por los servicios de seguridad. Todo eso sin tener un cargo oficial ni un salario, pero tampoco los controles y reglas que atan a otros funcionarios, un hecho que, de nuevo, hace saltar las alarmas sobre potenciales conflictos éticos y de interés en la Casa Blanca del 45º presidente de Estados Unidos.

La noticia, que dio primero Politico y que confirmaron tanto una abogada y asesora de Ivanka Trump como ella misma, ratifica un ascenso al poder que ya se había hecho evidente tanto en la campaña como en la transición y en los dos primeros meses de mandato, cuando ella ha tenido una presencia mayor que incluso la de algunos miembros del gabinete como el secretario de Estado, Rex Tillerson. Y es el culmen de una escalada de otra neófita política en la presidencia del magnate inmobiliario, que ya dio un cargo de asesor al marido de Ivanka, Jared Kushner, y que se ha rodeado de otros muchos sin experiencia ejecutiva previa como Steve Bannon y Kellyanne Conway.

En el comunicado, en que definió su nueva misión como “seguir dando franco consejo y asesoría” a su padre (“como he hecho toda mi vida”), Ivanka Trump anunció que “voluntariamente” seguirá “todas las normas éticas impuestas a empleados del Gobierno”. Es un punto que igualmente destacó en declaraciones a varios medios su abogada, Jamie Gorelick, que también ayudó a Kushner a navegar las complejas aguas legales para permitir un nombramiento que bordeaba peligrosamente los límites del nepotismo.

Dudas de los expertos

Pero varios expertos en ética dudan que el paso dado por Ivanka Trump sea suficiente. “Si puede someterse voluntariamente a las reglas puede salirse de ese sometimiento también voluntariamente”, ha alertado Norm Eisen, que fue encargado de ética en la Administración de Barack Obama.

El nuevo cargo sin título de la hija mayor de Trump cuenta con la bendición de la oficina legal de la Casa Blanca y la de ética parece haber determinado también que no hay conflictos de intereses, pero pocos más lo tienen tan claro. Ivanka Trump sigue siendo la propietaria de la firma de moda y joyas que lleva su nombre, aunque se ha alejado de las operaciones del día a día y ha puesto su participación en un fondo (que llevan sus cuñados Josh Kushner y Nicole Meyer), igual que se desvinculó de la Organización Trump que ahora llevan sus hermanos Eric y Donald Jr.

0 Comentarios
cargando