Ir a contenido

'El Niño' azota Perú

Las lluvias y las avalanchas de lodo dejan al menos 62 muertos y 11 desaparecidos

El Estado no se encuentra preparado para enfrentar este tipo de desastres

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

La peores inundaciones del Perú moderno, dejan más de 60 muertos. / ATLAS

Evangelina Chamorro Díaz es el nombre de un milagro en Perú. A los 32 años, y cuando muchos la daban por perdida, pudo sobrevivir a la fuerza de un río de lodo que la arrastró cerca del puente de la antigua Panamericana Sur, en las afueras de Lima. Chamorro Díaz puede contar lo que es 'El Niño costero', como se conocen a las inundaciones e intensas lluvias en varias regiones de ese país que ya han provocado 62 muertos, 11 desaparecidos, 170 heridos,  casi 8000 casas colapsadas y  miles de afectados.

“Huaicos”, gritó Evangelina cuando vio venir un torrente y destruyó el corral de lechones que tenía con su esposo, Armando Rivera, en el barrio marginal de Navarra. El lodo se la llevó cuando alimentaba los animales. “Huaicos” es la palabra de origen quechua que más se repite por estas horas en Lima y que resume un viejo temor ancestral a las masas de lodo y piedras que las lluvias torrenciales desprenden de las alturas de los Andes y que, al caer en los ríos, ocasionan su desbordamiento y destruyen todo a su paso. Las redes sociales se alimentaron de rumores apocalípticos. De teléfono a teléfono viajaban mensajes inenarrables. Se llegó a hablar de una lluvia de 60 horas continuas en Lima. No faltaron los que anticiparon un castigo divino. El ministro del Interior, Carlos Basombrío, tuvo que llamar a la calma y repudiar a la “gente irresponsable” que crea “zozobra” entre la población.

Una mujer arrastrada más de 50 metros por una marea de lodo y maderas debida a las lluvias torrenciales. / ATLAS VÍDEO

El “Niño Costero” azota las costas de Perú y Ecuador. Los factores son diversos según los especialistas. De un lado, incide el agua de mar del norte peruano que se evapora por las elevadas temperaturas y al condensarse en la sierra desencadena fuertes  tormentas. Las lluvias también obedecen a la humedad proveniente de la Amazonía. Otro de los causantes del desastre es el debilitamiento del anticiclón del Pacífico Sur que trae los vientos fríos del sur. El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) estimó que las precipitaciones van a seguir hasta finales de abril por el incremento de la temperatura en la costa norte, que ha subido seis grados sobre los valores habituales en el mar.

ESTADO DE EMERGENCIA

El presidente, Pedro Pablo Kuczynski, se movilizó junto con sus ministros a las zonas más afectadas. Consideró que los daños son superables y el Estado cuenta con recursos para enfrentarlos. Kuczynski  reconoció responsabilidades de su Gobierno y las administraciones anteriores. No obstante pidió tener en cuenta los imponderables  que desconciertan a meteorólogos y científicos. “Nadie podía predecir que, en un momento en que no hay un fenómeno de 'El Niño', podía haber lluvias en esta magnitud”. El Gobierno por ahora no declaró el estado de emergencia a nivel nacional aunque si rige en 11 regiones de las 25 en las que está dividido el país. Lima podría entrar pronto en esta última lista. La capital enfrenta serios problemas de abastecimiento de agua desde el miércoles.

Lo cierto es que los peruanos no estaban preparados para lo que sucedió. En la región de Lambayeque, unos 673 kilómetros al norte de Lima, muchas familias tuvieron que abandonar sus viviendas después que resultaran inundadas por aguas pluviales y servidas.  “Las heces ingresan a nuestras casas”, le dijo José Fernández Mejía a RPP, la principal radio del país.

El río Rímac, que desemboca en el Pacífico,  se desbordó  a su paso por el centro histórico de Lima e inundó el Parque de la Muralla en el distrito de Huachipa, a la altura del puente Carapongo y cerca de la carretera Central que conduce a las regiones del centro del país. Con el río Chillón sucedió lo mismo  a la altura del kilómetro 24 de la Carretera Panamericana.

PROBLEMAS EN LA ECONOMÍA

Las inundaciones y los “huaicos” trastocaron la economía de distintas regiones. Los alimentos comenzaron a subir debido a la pérdida de muchos cultivos y los problemas de comunicación y traslado desde otras zonas de Perú.

“El problema no radica tanto en que los ríos y las quebradas invaden las ciudades sino más bien en que las ciudades invaden los ríos y las quebradas, y el Estado, en todos sus niveles, no tiene la capacidad institucional, organizativa y material para prevenirlo y para resolverlo cuando se produce”, señaló  Sinesio López, columnista de La República. El problema mayor, a su criterio, no son los desastres naturales sino la capacidad del Estado para prevenirlos y resolverlos. 

0 Comentarios
cargando