03 abr 2020

Ir a contenido

ELECCIONES EN HOLANDA

Este es Jesse Klaver, el 'Trudeau holandés' que ha catapultado a los Verdes

El político izquierdista, procedente de una familia multicultural, ha conseguido para los ecologistas su mejor resultado electoral de la historia

Klaver, en un discurso ante sus seguidores, en Ámsterdam, el 15 de marzo.

Klaver, en un discurso ante sus seguidores, en Ámsterdam, el 15 de marzo. / REUTERS / FRANÇOIS LENOIR

En Holanda ha nacido una nueva estrella política: es joven, apenas tiene 30 años, procede de una familia multicultural y acaba de dar al partido ecologista su mejor resultado electoral de la historia. Jesse Klaver, líder del partido Izquierda Verde (GroenLinks), ha sido uno de los grandes vencedores de las elecciones de este miércoles. En los últimos días ya se adivinaba su fulgurante ascenso, que a la postre ha significado conseguir lo que ninguno de sus antecesores lograron: que Izquierda Verde haya alcanzado 14 escaños en el Parlamento.

Las elecciones parlamentarias de Holanda han dejado un curioso contraste de parecidos. Si al ultraconservador y antimusulmán Geert Wilders lo comparan con el presidente de EEUU, Donald Trump, a Jesse Klaver le buscan parecidos con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, o con el expresidente de EEUU Barack Obama.

Aunque si debiera compararse con alguien, Klaver se decanta por el senador estadounidense Bernie Sanders, el aspirante radical que perdió con Hillary Clinton la nominación demócrata para la Casa Blanca.

Nacido hace 30 años en Rosendaal, en el sur de Holanda, el líder de Izquierda Verde se emocionó este miércoles al celebrar con sus seguidores el buen resultado de su partido. "¡El populismo no ha vencido!", exclamó Klaver entre aplausos y gritos de sus partidarios.

Político de carrera, Klaver es parlamentario desde el 2010 y líder de GroenLinks desde el 12 de mayo del 2015. Su entusiasmo juvenil y su discurso a favor de los refugiados, los inmigrantes y la Unión Europea sitúan a Klaver en las antípodas del ultraderechista Geert Wilders, líder del Partido para la Libertad (PVV). 

ESTILO DESENFADADO

Su estilo desenfadado, con las camisas arremangadas y el cabello enmarañado, probablemente esté bien calculado. No en vano, el partido de Klaver contrató para la campaña a la misma empresa que estuvo detrás de las de Obama y Sanders en EEUU. El lema 'Voto por el cambio' recuerda al mensaje que llevó a Obama hasta la Casa Blanca en el 2008. Klaver cita sin pudor otras frases características del exmandatario estadounidense, como el 'Yes, we can' ('Het kan wel', en la versión en neerlandés).

De padre marroquí y madre de origen indonesio, Klaver habla abiertamente de cómo su padre abandonó a la familia cuando él era pequeño. Klaver y su esposa Jolein tienen dos hijos, y el político confiesa que la única vez que ha perdido los nervios con la rétorica de Wilders fue por uno de ellos. Ocurrió en el 2014, cuando Wilders le preguntó a una multitud si querían más o menos marroquís en Holanda y todos gritaron: "¡Menos, menos, menos!".

PREOCUPACIÓN POR SU HIJO

Klaver se sintió muy preocupado por su hijo mayor, que entonces era un bebé de semanas. "Quería preguntarle: 'Hasta dónde vas a llegar, Wilders? ¿Me hablas a mí? ¿Hablas a mi hijo?'. Creo que me afectó porque acababa de convertirme en padre. Esa fue la única vez", explicó Klaver.

Después de los comicios, todo indica que se necesitarán al menos cuatro partidos para formar una coalición de Gobierno e Izquierda Verde suena como uno de los candidatos, aunque está por ver si Klaver querrá negociar con la derecha liberal del VVD. El político izquierdista corre el riesgo de echar por tierra el apoyo que tiene en su movimiento verde, pero por el momento no descarta ninguna posibilidad. Con él todo parece ahora mismo posible.