Sanción máxima al eurodiputado ultraderechista polaco que insultó a las mujeres

La Eurocámara le castiga con 30 días sin dietas, 10 días sin participar en actividades de la Cámara y un año sin representar a la institución

La eurodiputada socialista Iratxe García pone en su sitio al eurodiputado polaco que denigra a las mujeres. / TWITTER

Se lee en minutos

No es la primera vez que la Eurocámara sanciona al ultraderechista polaco Janusz Korwin-Mikke. La última vez, en julio de 2015, fue castigado con una multa de 3.060 euros y 10 días de suspensión por cerrar una intervención ante el pleno con un saludo nazi. En esta ocasión y dada la gravedad de unos insultos contra las mujeres que se hicieron virales hace apenas dos semanas, la sanción impuesta ha sido la máxima que permite el reglamento: la pérdida de su derecho a dietas para gastos de estancia durante 30 días, la suspensión de su participación en todas las actividades de la Eurocámara durante 10 días y la prohibición de representar a la Cámara durante un año.

“No tengo la intención de tolerar un comportamiento semejante, tanto más grave porque lo manifiesta quien debería, con dignidad, representar a los ciudadanos europeos en el pleno. Abrí inmediatamente una investigación que he concluido rápidamente y ahora procedo a imponer una sanción apropiada a la gravedad de la ofensa”, ha anunciado el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, al inicio de la sesión de votación.

El reglamento le exige informar de la sanción en persona al eurodiputado afectado. Korwin-Mikke no estaba este pasado lunes presente en el inicio de la sesión plenaria con lo que Tajani no pudo hacer oficial ayer su decisión y ha tenido que esperar hasta este martes. Según ha explicado, ha decidido imponer la sanción máxima prevista en el reglamento -incluida la retirada de dietas de hasta un máximo de 9.180 euros (306 por día) que pueden recibir por cada jornada de trabajo en Bruselas o Estrasburgo- debido a la gravedad de las declaraciones del diputado y su ataque a la igualdad de género durante un debate celebrado en Bruselas el pasado 1 de marzo, que estuvo presidido por una mujer y en el marco de un debate precisamente sobre la mujer.

RIFI-RAFE CON IRATXE GARCÍA

Korwin-Mikke declaró ese día que "las mujeres tienen que ganar menos porque son más débiles, más pequeñas y menos inteligentes". Unas palabras que provocaron un pequeño rifi-rafe con la eurodiputada socialista Iratxe García durante un debate sobre la igualdad salarial entre hombres y mujeres y que le valieron posteriormente una reprobación generalizada. “Sé que le duele y le preocupa que hoy las mujeres podamos estar representando a los ciudadanos en igualdad de condiciones que usted. Yo aquí vengo a defender a las mujeres europeas de hombres como usted”, le respondió García.

Te puede interesar

Las reglas de la Cámara exigen a los eurodiputados un comportamiento de "respeto mutuo" que preserve la dignidad del Parlamento y su presidente, Antonio Tajani, decidió abrir investigación sobre lo ocurrido que se ha saldado con el castigo más duro que le puede imponer la Eurocámara a uno de sus miembros. “Estamos satisfechos de que se haya impuesto la máxima sanción. La libertad de expresión tiene unos límites y es el respeto a los derechos de las personas. Sobrepasar esos límites no puede salirle gratis a nadie”, ha valorado la delegación socialista española. 

La eurodiputada que protagonizó el encontrozado por Korwin-Mikke ha destacado por su parte que este tipo de declaracioones son “intolerables y escandalosas”, “violan los principios fundamentales de la Unión Europea” y “deben ser sancionados”. Iratxe Garcia ha agradecido la movilización generada a raíz de los comentarios machistas del ultraderechista polaco, que se sienta en el grupo de los no inscritos, y ha recordado que probablemente no se sentaría en un escaño si generaciones como la suya ni hubieran trabajado por la igualdad de género y la participación política de las mujeres.