Ir a contenido

CUMBRE EN BRUSELAS

La Europa a varias velocidades abre una brecha entre el Este y el Oeste

Merkel admite que algunos países temen que la propuesta lleve a la creación de ciudadanos de primera y segunda clase

La díscola Polonia lidera el grupo de países que dicen 'no' a la Europa a la carta que pide el club de Versalles

Silvia Martinez

François Hollande y Angela Merkel, en Bruselas, el 10 de marzo.

François Hollande y Angela Merkel, en Bruselas, el 10 de marzo. / EFE / OLIVIER HOSLET

El intento de Polonia por impedir que el polaco Donald Tusk renovara su mandato al frente del Consejo Europeo hasta finales del 2019 por una batalla política nacional puede haber fracasado estrepitosamente y quedarse en una simple anécdota de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE. Pero detrás de este empeño se esconde un problema político mucho más profundo: la división entre Este y Oeste sobre cómo debe funcionar la Unión Europea tras el brexit. La Europa a varias velocidades amenaza con ensanchar todavía más la brecha.

“Algunos países están preocupados porque pueda llevar a diferentes categorías de europeos, a ciudadanos de primera y de segunda clase”, ha admitido la cancillera alemana, Angela Merkel, tras el debate de los Veintisiete, sin la británica Theresa May, para preparar la Declaración de Roma con la que quieren conmemorar el 25 de marzo los 60 años de integración europea. “Algunos colegas lo ven (las varias velocidades) como la introducción de una nueva línea divisoria, una especie de telón de acero entre Este y Oeste. No es la intención. El punto de partida debe ser avanzar juntos como unión”, ha asegurado el democristiano luxemburgués y presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Ambos han recordado que la Europa a la carta no es ninguna invención, que es “una realidad” avalada por los Tratados, y que existe en ámbitos como el euro, el espacio de libre circulación de Schengen, la legislación sobre divorcio, la patente europea o en breve una fiscalía europea en la que participarán 17 de los 28 estados miembros. Sus palabras no han tranquilizado al Este, que teme quedar relegado en la toma de decisiones y ser castigado con el aislamiento cuando no acepten las consignas de la mayoría.

POLONIA SE ENROCA

“Jamás aceptaremos hablar de la Europa a dos velocidades. La diferencia de velocidades abriría la puerta a construir clubs de élites y a dividir la Unión Europea”, ha zanjado la polaca Beata Szydlo. Su opinión, tras la negativa del jueves a firmar las conclusiones de la cumbre por no tener en cuenta su rechazo a Tusk, ha generado este viernes una atención particular. Según diversas fuentes, Francia y Alemania le recordaron el jueves que son los países más ricos del oeste los que contribuyen al desarrollo de Polonia, a lo que Szydlo ha respondido con enfado.

“Si los políticos de la UE piensan que pueden chantajear a los países diciéndoles que se les quitará parte del dinero, la UE tiene malas perspectivas por delante”, ha advertido recordando que no se les puede seguir exigiendo gratitud eterna. “Algunos políticos de Europa Occidental sienten que pueden opinar y pedirnos que les escuchemos y sigamos. Este no será el caso”, ha advertido. Polonia no está sola. Los otros tres países del grupo de Visegrado -HungríaRepública Checa y Eslovaquia- están en la misma línea y otros socios del Este como Bulgaria han dejado clara su oposición explícita a la Europa de varias velocidades.

El núcleo duro de la minicumbre de Versalles -Alemania, Francia, España e Italia- se mantiene en sus trece. “No se trata de excluir a nadie” pero “no podemos permitir que un país, el que sea, pueda impedir a los demás avanzar más rápido”, ha recordado François Hollande, exhortando a sus colegas a dejar de lado egoísmos nacionales. Este grupo tiene aliados. “Prefiero dos velocidades que ninguna”, ha advertido el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, molesto con el episodio anti-Tusk protagonizado por Varsovia. “Lo que pasó ayer [por el jueves] no debe ser la situación permanente en la UE con un país que boicotee nuestro trabajo solo por cuestiones de política nacional”.

NUEVAS MINICUMBRES

Pese a este toque de atención, los países del Benelux se han mostrado dispuestos a tender puentes con el grupo de Visegrado y han invitado a los cuatro países a mantener otra minicumbre en La Haya para hablar del futuro de Europa. “El Benelux quiere jugar fuerte y un papel positivo en el debate”, ha manifestado el primer ministro holandés, Mark Rutte, que tiene intención de repetir la experiencia con los países bálticos más adelante.

La situación no se presenta sencilla. Quedan 15 días para la celebración de Roma y aunque la gran mayoría consideran que el debate de este viernes en base al documento de trabajo preparado por Tusk, Juncker, Muscat ('premier' maltés) y Gentiloni (italiano) ha sido “fructífero” y “constructivo”, hay cuestiones abiertas que auguran arduas negociaciones para cerrar una declaración que satisfaga a los Veintisiete y que permita lanzar “un mensaje de ilusión”, tal y como ha reclamado Mariano Rajoy, en momentos difíciles como estos, a las puertas del 'brexit' y con las formaciones populistas y antieuropeas en alza. “Instaré a todos a esforzarse por mantener la unidad política entre los Veintisiete”, ha prometido el presidente Tusk. “El mejor lema del debate: Si quieres ir rápido, vete solo. Si quieres llegar lejos, hazlo juntos”.