Ir a contenido

Fillon ocultó un préstamo de 50.000 euros

Se lo concedió en 2013 el empresario dueño de la revista que contrató a su esposa

Eva Cantón

Fillon, a su llegada a la sede de Los Republicanos.

Fillon, a su llegada a la sede de Los Republicanos. / AFP / GABRIEL BOUYS

François Fillon obtuvo en el 2013 un préstamo de 50.000 euros sin intereses de su amigo Marc Ladreit de Lacharrière, el rico empresario dueño de la revista literaria en la que Penelope Fillon recibió un salario generoso por un trabajo que la justicia sospecha inexistente. El dato es relevante porque el candidato conservador a las elecciones presidenciales francesas "olvidó" mencionarlo en su declaración ante la institución que vela por la transparencia de las cuentas de los cargos públicos (la Autoridad Superior para la Transparencia de la vida pública).

Es lo que revela en su edición de este miércoles ‘Le Canard Enchaîné’el semanario que ha destapado el escándalo de los falsos puestos de asistentes parlamentarios de la esposa y dos de los hijos de Fillon que investiga la fiscalía financiera desde el pasado 24 de enero y puede costarle al candidato una imputación por malversación el próximo 15 de marzo.

El asunto ha hundido la campaña de quien se presentó ante los franceses como el campeón de la honestidad y tenía por delante un “bulevar” para llegar al Elíseo, en palabras del exprimer ministro y rival de Fillon en las primarias del partido Los Republicanos, Alain Juppé.

PRESTAMO DEVUELTO

El préstamo en cuestión ha sido devuelto íntegramente, según explica en ‘Le Canard Enchaîné’ el abogado de Fillon, Antonin Levy. No obstante, el letrado no precisa en qué fecha se produjo el reintegro y asegura que su cliente dijo a los investigadores haber olvidado mencionarlo en su declaración.

Marc Ladreit de Lacharrière es el presidente de Fimalac -un holding de servicios financieros, de ocio e inmobiliarios- e íntimo amigo del exprimer ministro de Nicolas Sarkozy. El empresario fue interrogado en el marco de la investigación sobre el contrato que tuvo Penelope Fillon entre 2012 y 2013 en La Revue des deux mondes de la que es propietario. “Ese préstamo existió y se devolvió. No hay noticia”, ha dicho el abogado de Lacharrière, Emmanuel Brochier.

El olvido le podría pasar factura al candidato al Elíseo. La fiscalía financiera tiene en cuenta en su escrito de acusación las faltas cometidas en la declaración de Fillon ante la Autoridad Superior para la Transparencia. El código fiscal obliga a declarar cualquier préstamo superior a los 760 euros. El crédito podría además alimentar las sospechas de tráfico de influencias en la concesión de la gran cruz de la Legión de Honor a Lacharrière.

Los problemas judiciales acosan al candidato pero, tras un intento fallido de sustituirle por Juppé para evitar una derrota que en la derecha muchos dan por segura, Fillon ha ganado el pulso al partido arrancándole el apoyo unánime de su comité político