11 jul 2020

Ir a contenido

CRISIS EN LA DERECHA FRANCESA

Fillon, empujado hacia la puerta de salida; Juppé gana enteros como relevo

Alain Juppé está dispuesto a sustituirle como candidato de la derecha a la presidencia

El alcalde de Burdeos superaría a Le Pen en la primera vuelta de las elecciones

EVA CANTÓN/PARÍS

Alain Juppe, posible relevo de Fillon.

Alain Juppe, posible relevo de Fillon. / GEORGES GOBET / AFP

Acorralado por la justicia, François Fillon está cada vez más solo. Las deserciones en sus propias filas se están convirtiendo en una hemorragia interna que hunde al partido en una grave crisis a menos de dos meses de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

El último en abandonar el barco ha sido su portavoz y uno de sus más fieles apoyos, Thierry Solère. “He decidido poner fin a mis funciones de portavoz de François Fillon”, ha dicho este viernes en su cuenta de Twitter el organizador de las exitosas primarias que en noviembre pasado le dieron el triunfo al exprimer ministro de Nicolas Sarkozy.

En el voto de estos electores basa Fillon su legitimidad para aguantar contra viento y marea al frente de una candidatura lastrada por la investigación sobre los supuestos empleos ficticios de su esposa y dos de sus hijos por los que la familia cobro casi un millón de euros de las arcas parlamentarias.

Ni siquiera la noticia de que será imputado cuando el próximo 15 de marzo acuda a declarar ante los jueces que instruyen el sumario le ha llevado a tirar la toalla. “Las bases aguantan”, dijo este jueves al ser preguntado por el rosario de deserciones que se han producido en menos de 24 horas.

Sin embargo, en ‘Los Republicanos’ ha cundido el pánico ante la deriva de Fillon, que muchos diputados consideran simplemente suicida. Su ataque al estamento judicial ha causado estupor y la gota que ha colmado el vaso ha sido la convocatoria de una manifestación de apoyo este domingo en la plaza de Trocadero de París.

El papel de ‘Sens commun’, movimiento católico y ultraconservador surgido de ‘La Manif pour tous’ que mostró su hostilidad a la ley del matrimonio homosexual, genera malestar en los miembros moderados del partido gaullista que no ven con buenos ojos la concentración.

EL ‘PLAN B’ COBRA FUERZA

Este caótico escenario ha propiciado la preparación urgente de un plan B para que Alain Juppé tome el relevo. Su entorno ha dicho que el exprimer ministro de Jacques Chirac y actual alcalde de Burdeos está dispuesto a ello pero que, para evitar la imagen de ‘putch’, antes Fillon tiene que renunciar voluntariamente.

“No se escabullirá si se dan las condiciones. Es necesario que Fillon se retire y que ‘Los Republicanos’ estén de manera unánime detrás de él”, han indicado fuentes del entorno de Juppé a la agencia France Presse. “No empujará a Fillon hacia la salida ni estará en el origen de ningún complot”, han agregado.

La estrategia pasa, pues, por convencerle de que debe ceder su puesto. En ello están numerosos pesos pesados del partido, que le muestran claramente la puerta de salida.

La estrategia pasa, pues, por convencerle de que debe ceder su puesto. En ello están numerosos pesos pesados del partido, que le muestran claramente la puerta de salida. Una de las claves será la actitud de Nicolas Sarkozy, hasta ahora poco partidario de hacer sangre.

El ex presidente se ha reunido este viernes con el presidente del Senado, Gérard Larcher, y el secretario general de ‘Los Republicanos’, Bernard Accoyer, para “organizar rápidamente” las cosas en caso de retirada de Fillon, según han declarado a la Afp fuentes del partido. Y el martes organiza un desayuno con sus colaboradores.

No está claro que Sarkozy, derrotado como Juppé en las primarias, esté dispuesto a apoyar fácilmente al alcalde de Burdeos. Su entorno airea constantemente el nombre del joven ex ministro y presidente de la Asociación de Alcaldes de Francia, François Baroin, como alternativa. 

Otro asunto, no menor, es el económico. Los 9,5 millones de euros recaudados en las primarias son para la campaña de Fillon y en los estatutos no hay nada previsto en caso de un cambio de candidato.

LLAMAMIENTO A LA MOVILIZACIÓN

El fin de semana será decisivo para Fillon. Este sábado presenta su programa a miembros de la sociedad civil en Aubervilliers, en la periferia parisina, y el domingo se celebrará en Trocadero la manifestación con la que pretende recuperar algo de oxígeno.

“Os pido que resistáis, os invito a seguir adelante. Os cito el domingo a las 15 horas con la fuerza serena y segura de los que respetan nuestras instituciones democráticas hareís oir vuestra voz. Espero que seáis muchos para mostrar lo que es la voluntad popular de los militantes de Francia”, ha exhortado Fillon a sus seguidores en un vídeo publicado en las redes sociales. “Pase lo que pase no se le dictará desde el exterior lo que debe hacer. Es capaz de decidir por sí mismo”, sostiene un ex ministro.

Según un sondeo del instituto Odoxa, Alain Juppé llegaría en cabeza con un 26,5% de los votos en la primera vuelta (23 de abril) de las presidenciales, por delante de Emmanuel Macron (25%) y de Marine Le Pen (24%) que quedaría eliminada de la carrera. Si Fillon fuera el candidato de la derecha, quedaría tercero con un 19%