Ir a contenido

MOVIMIENTOS EN LA OPOSICIÓN EN EEUU

El aparato demócrata derrota a los seguidores de Sanders en la elección del presidente del partido

El exsecretario de Trabajo Tom Perez, favorito de obamistas y clintonianos, gana frente a Keith Ellison

Idoya Noain

Tom Perez se dirige al Comité Nacional Demócrata, este sábado en Atlanta.

Tom Perez se dirige al Comité Nacional Demócrata, este sábado en Atlanta. / REUTERS / CHRIS BERRY

En la búsqueda de su alma y de un camino de futuro tras la derrota de Hillary Clinton y la pérdida de poder en Washington, estados y municipios, el Partido Demócrata de EEUU ha decidido por ahora mantener la línea oficialista y aplacar el movimiento que propone un giro decisivo a la izquierda. Tom Perez, que fue secretario de empleo con Barack Obama, ha sido elegido este sábado presidente del Comité Nacional Demócrata. Su victoria, que lleva a un hispano por primera vez al cargo, significa la derrota de Keith Ellison, el congresista de Minnesota que fue el primer musulmán que llegó a Capitol Hill, que era el favorito del ala más progresista del partido y que representaba la opción preferida de quienes apoyaron a Bernie Sanders en las primarias.

Pese al resultado, Perez y Ellison han lanzado un mensaje de unidad en la cita de Atlanta, donde han hecho falta dos rondas de votación. Y la primera acción del nuevo presidente del Comité ha sido nombrar vicepresidente a Ellison, quien también ha pedido que no haya divisiones y que los demócratas trabajen sin fisuras para plantar cara a Donald Trump y a los republicanos, quizá una entelequia.

FRENO AL SANDERISMO

El resultado ha causado profunda decepción entre los activistas más progresistas, pese a que ideológicamente Perez y Ellison no están demasiado distanciados. Y es que la candidatura del nuevo presidente de los demócratas fue interpretada desde el primer momento como un intento del aparato de aplacar el auge y el creciente poder del sanderismo. Fue Ellison quien primero presentó su candidatura, seis días después de la victoria de Trump, e inmediatamente tuvo el respaldo de Sanders y otros progresistas como Elizabeth Warren, de activistas y líderes sindicales e incluso de figuras menos radicales del partido como el actual líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y de su predecesor, Harry Reid. Veteranos de la Administración de Obama animaron a Perez a presentarse y lo hizo a mediados de diciembre, con apoyos de obamistas como Joe Biden y Eric Holder. Ellison afrontó también una campaña de desprestigio lanzada por Haim Saban, uno de los megadonantes demócratas, que le acusó de ser antisemita y anti-Israel.