25 oct 2020

Ir a contenido

CUMBRE EN MALTA

Las 10 medidas de la Unión Europea para cerrar la ruta migratoria mediterránea

Los Veintiocho prometen dar más ayuda al Gobierno de Libia para clausurar esa vía, gestionar campos de inmigrantes en el país y fomentar los retornos voluntarios

Silvia Martinez

La cancillera alemana, Angela Merkel conversa con el ’premier’ italiano, Paolo Gentiloni, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la cumbre informal de la UE en Malta, el pasado mes de febrero.

La cancillera alemana, Angela Merkel conversa con el ’premier’ italiano, Paolo Gentiloni, junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la cumbre informal de la UE en Malta, el pasado mes de febrero. / EFE / OLIVIER HOSLET

“Llevamos tiempo diciendo que la situación migratoria en el Mediterráneo es insostenible. A menos que el acuerdo con Turquía se copie en los países del norte de África nos enfrentaremos a otra crisis y los cimientos de la UE serán puestos a prueba”. La alerta la lanzaba hace unas semanas el primer ministro maltés, Joseph Muscat, y este viernes ha recibido respuesta en la cumbre de Malta. Los Veintiocho han acordado una batería de medidas para cerrar la ruta que incluyen más ayuda y formación a guardacostas libios, para los campos de acogida de inmigrantes en Libia y para fomentar los retornos voluntarios hacia los países de origen.

“Con centenares de personas que ya han perdido sus vidas en el 2017 y la primavera acercándose, estamos determinados a tomar medidas adicionales para reducir significativamente los flujos migratorios en la ruta del Mediterráneo central y romper el modelo de negocio de los traficantes”, subrayan en la declaración acordada. En el 2016 llegaron a Italia más de 181.000 inmigrantes, el 90% procedentes de Libia, y más de 4.500 perdieron la vida en el intento.

El objetivo, como ya hicieran el año pasado con la ruta del Egeo, es reducir drásticamente esas cifras y ayudar a Libia a recuperar el control de sus aguas y de su territorio especialmente en la frontera sur, para lo que esperan colaborar con las tribus nómadas que viven en la zona. Básicamente a cambio de más dinero. La Comisión Europea ha propuesto hasta ahora un paquete de 200 millones de euros que se utilizará para “cubrir las necesidades más urgentes actuales y durante todo el 2017” aunque solo “el tiempo dirá si estas medidas son definitivas”, advierte Muscat, que considera que el siguiente paso debería ser la creación de corredores humanitarios.

DECÁLOGO DE MEDIDAS

1-. Entrenar, equipar y apoyar a los guardacostas de Libia. Y reforzar, tanto en número como en intensidad, los programas europeos ya en marcha.

2-. La guardia de fronteras europea, Europol, las misiones y operaciones de paz de la UE y los estados miembros intensificarán la lucha contra los traficantes de inmigrantes para destruir su modelo de negocio.

3-. La UE apoyará en la medida de lo posible el desarrollo local en Libia, especialmente en las zonas costeras y fronterizas de las rutas migratorias para mejorar su situación socioeconómica.

4-. Ayudarán al ACNUR y a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a garantizar la existencia de campos de inmigrantes y refugiados que cumplan con los estándares humanitarios.

5-. Apoyarán a la OIM en sus operaciones de retorno voluntario de inmigrantes a sus países de origen. Como primer paso, la Comisión Europea presentará un plan de acción y elaborará una guía para multiplicar las repatriaciones desde los estados miembros.

6-. Pondrán en marcha campañas de información dirigidas a inmigrantes en Libia y en sus países de origen sobre los peligros del viaje y de los traficantes.

7-. Ayudar a Libia a controlar sus fronteras terrestres, especialmente en el sur.

8-. Controlar el posible cambio de rutas de los traficantes y mejorar la cooperación con los países vecinos.

9-. Apoyo a las iniciativas individuales de los estados miembros como el memorándum firmado entre Italia y Libia.

10-. Reforzar las relaciones diplomáticas con los países del entorno de Libia.