Ir a contenido

Johnson la lía de nuevo: compara un hipotético castigo de Hollande al Reino Unido con las palizas nazis

La oficina de la primera ministra se ve obligada a intervenir para evitar un incidente diplomático con Francia

Begoña Arce

El secretario británico de Exteriores, Boris Johnson, asiste a un evento en Nueva Delhi.

El secretario británico de Exteriores, Boris Johnson, asiste a un evento en Nueva Delhi. / RAJAT GUPTA / EFE

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, ha vuelto a demostrar que el lenguaje diplomático no es su fuerte. En uno de esos excesos verbales que le caracterizan, Johnson acusó a la Unión Europea de estar pensando en aplicar al Reino Unido palizas al estilo nazi, como si se tratara de la fuga de prisioneros en una película de la Segunda Guerra Mundial. Johnson, de visita en Nueva Delhi, dejó entrever la comparación, tras los comentarios hechos por un representante del presidente francés Françoise Hollande. El portavoz había declarado que el Reino Unido no puede esperar un mejor trato con Europa, una vez que se encuentre fuera del mercado común de 500 millones de habitantes.

“Si 'Monsieur' Hollande quiere propinar palizas de castigo a cualquiera que elija escapar, como si fuera en una película de la Segunda Guerra Mundial, no creo que sea el camino futuro. No beneficia a nuestros amigos o a nuestros socios”. La oficina de la primera ministra ha tenido que intervenir, para aclarar que Johnson, “no estaba sugiriendo que nadie sea un nazi”.

EL MUNDO HACE COLA ANTE LONDRES

Defensor a ultranza del libre comercio, y uno de los más importantes agitadores durante la campaña del referéndum a favor del ‘brexit’, Johnson afirma que países de todo el mundo, “hacen cola” para llegar a un acuerdo comercial con el Reino Unido cuando se consume la salida. “Nuestra política comercial no estará regulada por la Comisión Europea. Esto significa, de manera crucial, que vamos a poder hacer acuerdos comerciales con todo el mundo”, escribe el jefe de la diplomacia británica en su columna habitual en el 'Daily Telegraph', un día después de la declaración de Theresa May sobre sus intenciones para negociar el ‘brexit’.

Este miércoles, en el turno de preguntas y respuestas en la Cámara de los Comunes, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, reprochó a May no haber elegido el parlamento para exponer sus prioridades negociadoras, prefiriendo el suntuoso escenario de Lancaster House y el cuerpo diplomático internacional, en lugar de los diputados. También le pidió que deje de amenazar con una economía, ‘post-brexit’, basada en gangas, que convertiría al Reino Unido en un paraíso fiscal a las orillas de la Unión Europea. 

El fallo del Supremo sobre si hay que consultar al Parlamento, el día 24 

El Tribunal Supremo británico ha informado este miércoles de que divulgará el próximo martes 24 su dictamen sobre si el Gobierno de Theresa May puede activar el decisivo artículo 50, que iniciará el proceso del 'brexit', sin el permiso del Parlamento.

El Supremo, máxima instancia judicial británica, atendió el pasado diciembre el recurso presentado por el Gobierno contra un fallo de un tribunal inferior, que estableció que solo el Parlamento tiene la potestad para autorizar si se activa ese artículo.

Según los medios británicos, todo parece indicar que los jueces del Supremo dictaminarán que los diputados deberán ser consultados para iniciar el proceso por el que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea (UE).

El pasado noviembre, el Tribunal Superior falló en favor de la empresaria Gina Miller, quien, en representación de un grupo de ciudadanos, acudió ante la Justicia para defender que May no puede invocar el artículo sin una votación previa de los diputados.

En diciembre, los 11 jueces del Tribunal Supremo -una cantidad récord para un caso de apelación- escucharon los argumentos de las dos partes y ahora deberán comunicar si dan la razón a la corte inferior o al Gobierno, en un caso histórico.

Incluso si el Ejecutivo pierde esta apelación, la conservadora May no tendrá al parecer dificultades para que el Parlamento apruebe la legislación para activar el artículo 50, ya que se espera que los diputados respeten la voluntad de los británicos expresada en el plebiscito.

El Ejecutivo ha indicado que, de perder el fallo, presentará una norma legislativa muy breve sobre el artículo 50 a fin de agilizar el trámite parlamentario.

0 Comentarios
cargando